CARTA DE 4 DE MARZO DE 1939 de FRANCISCO LÓPEZ GANIVET y de LUCÍA GONZÁLEZ DIAZ.

La noticia de la muerte de Antonio Machado se extendió rápidamente entre los medios oficiales de la república, el mundo de los intelectuales y entre muchos españoles, republicanos en su mayoría, que estaban ya en Francia. En los días siguientes trascendió, a través de la prensa, sobre todo española, francesa e inglesa, llegando la noticia a muchas personas y paises.

La situación de la mayoría de ellos era compleja, pues casi todos tenían bastante problema con saber donde estaban, a donde iban y que futuro les aguardaba, además de la urgente preocupación de poder cubrir las necesidades del día a día.

No obstante muchos fueron los que enterados del luctuoso hecho se movilizaron, dentro de sus escasas posibilidades, para rendir en Collioure un último homenaje al poeta.

Otros, ante la dificultad o imposibilidad de trasladarse a Collioure, optaron por enviar cartas o telegramas de condolencia a los familiares, y en particular a aquellos que con él habían estado hasta el último día de su vida.

Entre los que se desplazaron hasta el Hotel Bougnol-Quintana de Collioure, citamos a Gastón Prats y Henry Frère.  Como quedó recogido en posteriores manifestaciones suyas, algunas grabadas en audio, llegaron a Collioure al atardecer del mismo 22 de febrero de 1939. Estuvieron prácticamente toda la noche en el velatorio y al día siguiente en el entierro. Venían del cercano pueblo de Saint André, junto a Perpiñán. Son conocidos los dibujos que Frére hizo esa noche de Antonio Machado ya muerto. Gastón Prats regresó a Collioure tres días después, el 25 de febrero, al enterarse del fallecimiento de Ana Ruiz, madre del poeta.

Probablemente el 1 o el 2 de marzo Gastón Prats informó a su amigo Francisco Ganivet de la muerte de la madre de los Machado y de las señas de Collioure, donde quedaban José Machado y su mujer, a los que también conocía Francisco.  Francisco Ganivet estaba en un pueblo al norte de Montpelier llamado Monoblet (Gard).

Con esta información el día 4 de marzo Francisco Ganivet y su compañera Lucía González escriben a José Machado trasmitiéndole que “de todo corazón hemos sentido los dos las dos pérdidas que lloran ustedes, Queríamos sinceramente a Don Antonio”. Igualmente le dicen que saben por Gastón Prats    “que amigos de París les están ayudando a ustedes”. Le comenta que “de mi hija tengo buenas noticias. Esta allá feliz y contenta”, y añade “supongo que igual estarán las de ustedes”. Se despide “son sus sinceros amigos” Lucia González y Francisco Ganivet.

¿Quiénes eran estos amigos de los Machado?. Tras sencillas investigaciones llegamos a saber que el que firma como Francisco Ganivet era Francisco López Ganivet, y Lucía González su segunda mujer cuyo nombre completo era Lucía González Díez.

La hija de la que dice Francisco que está allá feliz y contenta era Carmen López Landa, hija suya y de su primera mujer Matilde Landa Vaz, de la que se separó amigablemente al comienzo de la Guerra Civil española.

Francisco López Ganivet, Matilde Landa Vaz y
la hija de ambos, Carmen López Landa

Las hijas “de ustedes”, Eulalia, María y Carmen, eran las tres hijas de José Machado y su mujer Matea Monedero.

Estas cuatro niñas, acompañadas de una prima de la hija de Francisco López Ganivet, y de la hija, Amaya, de Dolores Ibarruri, salieron juntas desde Barcelona con destino la U.R.R.S. en el verano de 1938, llegando a Moscú en septiembre. Las acompañó Rubén Landa Vaz, hermano de Matilde., Obviamente Francisco López Ganivet dio su aprobación al traslado de su hija, máxime cuando su hermana Josefa López Ganivet estaba en Moscú como educadora de los niños españoles que a esta ciudad llegaban.

Carmen López Landa llegó a Moscú, parece que pasando previamente unos días en Kaluga, ciudad en la que trabajaba como educadora su prima Luisa Viqueira Landa (hija de su tía Jacinta y hermana de su otra prima que le acompañaba en el viaje, Carmen Viqueira Landa), y permaneció en esta capital de la U.R.R.S. hasta agosto de 1939, fecha en la que en compañía de su tío Rubén  y su tía Jacinta, que fue a buscar a sus hijas y a su sobrina a Moscú, se trasladó a Mexico. Aquí vivió hasta el final de la II Guerra Mundial, trasladándose a Londres en 1945. En Londres se reunió con su padre Francisco López Ganivet y con su mujer Lucía González Diéz, con los que vivió hasta principios de 1951. En estos años se afilió al PCE, siendo trasladada en este año a Praga para trabajar como interprete y traductora en la Unión Internacional de Estudiantes.

En esta ciudad checa volvió a coincidir con una de las niñas que con ella salió de Barcelona en 1938, Eulalia Machado Monedero, sobrina de Antonio Machado. Ambas estaban ya casadas y vinculadas de alguna manera, directa o indirectamente con el PCE. Probablemente por pequeñas disidencias con la “opinión oficial”, en distintos momentos ambos matrimonios fueron “trasladados” a la apartada ciudad de Usti Nad Labem, volviendo a coincidir en esta población cercana a la frontera alemana; en el caso de Carmen el traslado lo fue como medida sancionadora por algún tipo de “comportamiento inapropiado”. En el caso de Eulalia por “comportamiento inapropiado (titista)” de su marido Jerónimo Casado Botija.

Como podemos ver la vida gira sin cesar y las personas pueden volver a encontrarse en distintos años, lugares y circunstancias.

Carmen regresó a España en el año 1960, volviendo a encontrarse con su padre en Granada, pero por motivos políticos tuvo que emigrar nuevamente a México, volviendo definitivamente a España en 1970, donde murió en 2006, no sin antes haber participado en actos en memoria de su madre Matilde Landa.

Eulalia Machado y Leonor Machado en Madrid

Eulalia, al ser rehabilitado su marido, fue destinada con él, en 1963 a la Habana (Cuba), desde donde regresó a Praga en el 1966, al fallecer en la isla su marido.  Desde Praga consiguió regresar a Madrid con su hijo Antonio Casado Machado. Aquí vivió hasta su fallecimiento en 2010. Su hijo regresó pronto a Praga para casarse, durante años fue la voz en castellano que se oía en Radio Praga en sus emisiones para España y Sudamérica, posteriormente fue contratado por la Embajada de España en Checoslovaquia, donde trabajó muchos años. Ahora, ya jubilado vive con su mujer, sus hijos y nietos en Praga.

Deja un comentario