MANUEL MACHADO. Sus primeros poemas publicados III

MANUEL MACHADO

Sus primeros poemas publicados III. 1892.

Con este tercer artículo sobre los primeros versos de Manuel Machado terminamos esta serie sobre los poemas publicados durante 1892 y 1893 en la revista EL ALBUM IBERO AMERICANO.

Ahora hacemos referencia a dos poemas publicados el 14 de noviembre de 1892 y el 14 de diciembre del mismo año. La peculiaridad de estos poemas es que ambos fueron incorporados en 1894 en el libro TRISTES Y ALEGRES que Manuel Machado publicó con su amigo Enrique Paradas, en esa fecha y en la Colección de poesías con una contera de Salvador Rueda, MADRID, IMPRENTA Y LITOGRAFÍA LA CATALANA, 1894, [pág. 9-123 Manuel Machado] [pág. 125 a 239 Enrique Paradas].

14 de noviembre de 1892

14 de diciembre de 1892

RUINAS

ESTO de antiguos

hogares caídos de su

grandeza, se alzan entre

la maleza de un castillo

los sillares. Llora el viento sus

pesares. de las torres al huir, y él,

oyéndolo gemir, es, á la hiedra

abrazado, algo así… como el

pasado deteniendo al porvenir.

iCuántos años han huido,

desde que pasó la vida por su piedra

ennegrecida … y su puente demolido!

¡Si allá la torre un recuerdo perdido cruza

como unz saeta, rozando la silueta de

la torre, solo está en la nota que se va

……. de la lira de un poeta!

En su carrera anhelante, el

mundo de el se olvida, y adelante va

la vida, siempre gritando: ¡adelantel

… Adiós, recuerdo gigante de

aquel pasado glorioso… Vuela el

tiempo presuroso, ……., y entre

escombros y maleza hará caer tu

grandeza dentro de tu mismo foso.

MANUEL MACHADO.

14 de diciembre de 1892

AL PORVENIR

AL PORVENIR

(ODA)

     No más que del pasado en los loores,            

el sonoroso acento          

vibrar hacéis de ja armoniosa lira?

                 ¿No más, sabios cantores,

                 cuando pidiéndoos á su curso aliento,

                 ya desde el horizonte el tiempo os mira?

¿Esclavas del olvido

                 no más las horas que pasaron, canta

                 la ardiente inspiración? ¿Por qué, atrevido,

                 ráudo, el vuelo, decid, no se levanta,

                 el misterioso arcano,

                 á sorprender, del porvenir cercano?

           ¿Cuándo la vencedora fantasía

               pudo temblar ante la lumbre pura

               del refulgente sol?… iNoche es el día,

               al divino arrebol de su hermosura.

               ¡Ella, las alas al tender, el trono

               de Dios estremeció! Y el térreo yugo,

               del tiempo y el espacio,

               cuando arrojar le plugo,

               sacudi6 vigorosa,

               ¡y traspasó los cielos victoriosa!

                ¡Ah! ¿Tan noble poder, tan fuerte brío,

                marcado á un cauce sujetarse puede,

                como obediente el río,

                esclavo de los valles? ¡No!.,. ¡No cede

                su libertad el águila altanera

                al tardo paso, á su volar el viento,

                ni al aire en su carrera el pensamiento!

                     Tal vez, de amor al enervante lazo,

                     la lira, cede, que el pasado canta,

                     ó cl presente veloz… En dulce abrazo,

                     el recuerdo á vosotros se levanta,

                     con las dichas del ayer… Mas ¡hay! ¿Qué dicha

                     puede haber, si los ojos,

                     que enriqueció la luz, ven los tiranos

                     en el solio reir? ¡Si, en llanto rojos

                     la guerra ven, oh crimen! ¡Y la muerte

                     ¡que ciego el hombre, entre los hombres vierte!

                    ¡Saturado de luz, cl claro cielo

                    rebosa de alegría,

                    de gloria y de consuelo

                    á los mortales regalando el día! Ç

                    ¡Ay! que, á tanta hermosura

                    su horrorosa fealdad contraponiendo…

                    no el crimen, no la infamia, de una idea

                    á ahogar, cobarde, el invencible vuelo

                    con la vida del mártir generoso

                    un cadalso en la plaza se levanta.

                    …¿Cómo la tierra Io sostiene? ¡Vedle!

                    La multitud, atónita, se espanta

                    y agita conmovida,

                    viendo al reo subir… ¡Gime y se aterra,

                     y de pavor, también, sobrecogida,

                    .siente enfriar su corazón la Tierral

                    «Mira en redor el desdichado un punto…

                    y animando su faz. . . alzarse quiere…

                   ¡Tal vez los ojos de su amada!.., El torno

                   tuerce el verdugo, y muere.

                   ¡Bárbara iniquidad! ¿Las tempestades,

                    de su horrible furor, mudas retienen?  

                   ¿Cómo la luz en fuego no se trueca

                   y las ondas del mar, fieras no vienen?

                   ¿Cómo el conjuro aterrador, no alcanza

                   la horrible destrucción? ¡Y el Dios del rayo,

                   dó está, que no se lanza

                   sobre los aquilones furibundos,

                   y, en la ira ardiendo de fatal venganza,

                   troncha en su mano el eje de los mundos!

                     Cantad vosotros la inmortal victoria

                     del futuro feliz. En él fulgura

                     la eterna libertad, en él, la gloria,

                     de la paz bendecida y su dulzura.

                     Contad las horas que vendrán. ¡El día

                     que sólo padre del trabajo sea

                     y cl sol, con su alegría,

                     tan sólo amor sobre la tierra vea!

                     Pedid, pedid el encantado acento

                     al mágico silencio de la noche,

                     que os convida á cantar… Vibre sonante

                     la melodiosa lira, libre porvenir alegre, cante!

           «Ellos, dirán, nuestro nacer miraron

                    á través de los siglos, y cl camino,

                    con su diestra inmortal, nos señalaron,

                    rompiendo las cadenas del destino,

                    tirano de los hombres,»

                    ¡Loor á su memoria!

                    …Y el tiempo pasará por vuestros nombres

                    besando el arrebol de vuestra gloria!

                Ya, de las ansias mil, ya, del deseo,

                las antes afanosas

                y vanas ilusiones,

                que burlaba la luz, ora, gloriosas,

                en realidad trocaron sus visiones

                y á los ensueños de la noche fria

                dió ser la luz del arrogante día!

                ¡Cantad, vates, cantad! Eco sonoro

                recogerá vibrante

                de la inspirada lira

                el sagrado loor. La luz gigante

                que alumbra el porvenir en él descubre

                al genio sus magníficas creaciones.

              Ved en sus manos el destino preso.

              Rendido el mar, Del aire en las regiones

              la gravedad vencida.

                    Ah. ¡Todo en él!… iEn él! ¡A la memoria

                     cuanto digno fué de ella dió el pasado

                    cantad, cantad el porvenir! La gloria

                    que en él sus luces generosa vierte…

                    ¡Vates! ¡La eternidad no está en la muerte!

                    MANUEL MACHADO

Sevilla a mediados de 1800

Sevilla a finales del sifglo XiX

Curiosidad: el 20 de enero de 1904 se reproduce en “Albúm Ibero-americano” el poema ya entonces conocido, FELIPE IV, que Manuel Machado había publicado en su primer libro «Alma», en 1902, aunque …. desconocemos la fecha en que realmente fue escrito.

La anécdota consiste en que sus conocidos y amigos, Francisco de Paula de Flaquer y Concepción Gimeno de Flaquer, propietarios y directores de la revista «Albúm Ibero-Americano», en el que ya había publicado en 1892, con 18 años recién cumplidos y cuando apenas era conocido en el mundo literario, publican en este número de la revista el poema indicado, bajo la firma de Juan Machado.

Deja un comentario