Las casi desconocidas cartas de Emilia Pardo Bazán a Antonio Machado y Álvarez. 1883 – 1885.

       El 6 de abril de 1846 nació Antonio Machado y Álvarez, incidentalmente en la ciudad de Santiago de Compostela, en aquellas fechas llamada Santiago de Galicia. Poco tiempo vivió en estas tierras gallegas, pues a los 40 días de nacer su familia se desplazó a Sevilla. Su padre, Antonio Machado Núñez había ido a vivir a Santiago al ser destinado, como catedrático en ciencias, en la Universidad de aquella ciudad, pero pronto regresó a Sevilla  a “su Universidad” de origen.

Antonio Machado y Álvarez

       Antonio Machado y Álvarez escribiría años mas tarde que era un gallego que nunca había pisado su tierra, pues con poco mas de un mes de vida lo llevaron a Andalucía.

       En su nuevo domicilio sevillano estudió Derecho y Filosofía, interesándose desde muy joven por la cultura popular en sus diversas formulaciones. Ya en 1871, apoyado por su padre, y casi con seguridad por su madre Cipriana Álvarez Durán, se incorporó a la Sociedad Antropológica de Andalucía, iniciando desde ésta sus estudios y trabajos sobre lo que se llamó, con terminología inglesa, fokl-lore. Hacemos notar que su madre Cipriana Álvarez Durán, era sobrina de Agustín Durán, insigne recopilador del romancero español.

       Coincidiendo con este bagaje cultural que fue almacenando, en 1878 comenzaron los estudios sobre el folk-lore en Londres, de forma organizada en asociaciones culturales, y esta tendencia, que fue seguida en varios países europeos y por supuesto en España, siendo Antonio Machado y Álvarez, con un pequeño grupo de amigos, los que impulsaron el estudio de esta nueva “ciencia”.  

       Siempre contando con la colaboración de sus padres sus avances en estos conocimientos fueron rápidos, siendo sus primeras actuaciones las de recopilador de poemas y costumbres de los pueblos y sus gentes, pasando a estudiar y sistematizar los resultados de estas búsquedas.

       En 1879, uno de los más prestigiosos estudiosos de esta “nueva ciencia” sobre el folk-lore, el profesor alemán Schuchardt, con el que ya había contactado epistolarmente Machado y Álvarez, viajó a Sevilla, donde permaneció algunos meses, donde estuvo en permanente contacto y colaboración con él.  Ésta relación sirvió para madurar los estudios sobre el Folk-lore en España, y fomentarlos en las diversas regiones.

       Así se iniciaron trabajos sobre el flok-lore en Andalucía, Extremadura, Castilla, Cataluña, Baleares y Galicia, entre otras zonas.

Leite Vasconcelos

       Simultáneamente hay que anotar el desarrollo de estos nuevos estudios en Portugal, donde sus precursores los llamaron Demótica. Entre estos estudiosos encontramos a Leite Vasconcelos y a Teófilo Braga. Con todos mantuvo Machado y Álvarez una cordial colaboración, especialmente con Teófilo Braga, con el que mantuvo una larga e intensa correspondencia epistolar, y en ocasiones, comunicación personal.

       Teófilo Braga, que en el siglo siguiente llegó a ser el primer Presidente de la República de Portugal, había nacido el 24 de febrero de 1843, por lo que podemos considerarlo de la misma generación que nuestro Antonio Machado y Álvarez.

Teófilo Braga, hacia 1880

       En la correspondencia entre dos personas tienen que darse las cartas que ambas partes escribieron, y unas y otras, por lógica, debieron llegar a sus destinatarios.  Esto, con el paso de los años, no garantiza que todas ellas se conserven o se encuentren localizadas; muchos son los avatares y recorridos que estos documentos pueden tener con el transcurso del tiempo. Los de una parte se pueden conservar y los de la otra no.

       Así, recientemente el escritor e investigador Machadiano, Enrique Baltanás, publicó algunas de las cartas que Antonio Machado y Álvarez escribió a Teófilo Braga, aunque no tenemos referencias de las que escribió el portugués. No obstante, de la lectura y análisis de las localizadas se pueden deducir parte de los contenidos de las otras. A este epistolario con Teófilo Braga hay que añadir los ya encontrados y conocidos con varios autores, como Joaquín Costa, Giuseppe Pitré, Luis Montoto, Manuel Milá,  Gumersindo Laverde y Hugo Schuchardt.

       En nuestro caso, de Antonio Machado y Álvarez, apenas hay correspondencia recibida que, a fecha de hoy, se conserve o esté localizada.  Pero no perdemos la esperanza de encontrarla, toda o parte. ¿Dónde?. La pista familiar se pierde con el fallecimiento de su hijo Manuel Machado Ruiz, y en el completo destino de sus “papeles” y documentos que de sus antepasados y coetáneos (su hermano Antonio Machado) conservaba en su casa de Madrid (Churruca 15, donde vivía desde 1917).  Y no creemos que Manuel, bibliotecario de profesión y director, durante largos años de la Biblioteca Municipal del Ayuntamiento de Madrid (entonces en calle Fuencarral esquina a calle Barceló), los hubiera perdido o desechado. Prueba de ello es la gran cantidad de manuscritos, suyos y de su hermano Antonio, que se conservaron y se encuentran hoy en día localizados y custodiados para su conocimiento y estudio, la mayoría digitalizados, por Instituciones de máxima solvencia. ¿”Desaparecieron”, los documentos o/y manuscritos de sus antepasados del control familiar antes de que pudieran llegar a “manos” de los  hermanos Machado Ruiz?.  Pudiera ser, aunque no parece muy lógico que se “extraviaran” los de Antonio Machado Núñez cuando se conservaron, al menos, un buen número de cartas por éste recibidas y que se conservan en la Institución Fernán González de Burgos, aparentemente donadas por la viuda de Manuel Machado en 1948, y que ahora se pueden leer, perfectamente digitalizadas en el Fondo Machadiano que esta Institución edita en su página web en un trabajo encomiable. ¿Solo quedaban en posesión familiar estas cartas? Y si es así, el resto de la documentación de este buen catedrático especialista en investigaciones científicas, ¿donde pudo “despistarse”?.  ¿Con ocasión de los numerosos cambios de domicilio que la familia Machado realizó entre 1883 y 1917? (En este año de 1917 se instalan en la calle General Arrando de Madrid, que dejaron en noviembre e 1936 para ir a Valencia). Esta es la posibilidad mayor de extravío de estos documentos a los que nos referimos, Pero la realidad es que durante la guerra civil nadie entró en la casa de Antonio Machado Ruiz ni en la casa madrileña de Manuel Machado en la calle Churruca.

       Y lo mismo sucede, pudiendo valer lo que acabamos de indicar  para su padre, don Antonio Machado y Alvarez, del que no se conservan apenas documentos, destacando solo una carta recibida de la Institución Libre de Enseñanza en septiembre de 1885 (firmada por J. Uña) en la que se le ofrece cargo de profesor de cultura popular, para estudios sobre el folk-lore, en cátedra que a estos efectos se crea el la INLE.

       Pero volviendo a la correspondencia localizada entre Antonio Machado y Álvarez con Teófilo Braga, diremos que ésta esta compuesta por trece cartas o documentos. Diremos que esta correspondencia se encuentra depositada en la Biblioteca Pública e Archivo de Ponta Delgada, de la Universidad dos Açores, cuyas fotocopias fueron enviadas, desde esta institución, a Enrique Baltanás, que las publicó en sus extensos y cuidados trabajos sobre Antonio Machado y Álvarez.

Teófilo Braga

       En estas cartas Machado escribe: “Yo creo que en el Pueblo hay dos elementos: el que podríamos llamar estático y el dinámico, y que el folk-lore debe atender tanto por lo menos a este como al otro”. Y en el prólogo que Teófilo Braga escribió para el “Cancionero popular gallego, de J. Pérez Ballesteros, decía, en el mismo sentido que “Toda e cualquier sociedade humana, como um perfeito organismo, subsiste pelos elementos staticos da sua conservaçao, e pelas modificaçoes dynamicas do seu progresso”.  Hay, además, un tercer aspecto destacable de esta correspondencia que es la dimensión socio-política del folk-lore, que sirve para construir una regeneración nacional, ibérica e incluso occidental, que pudiera dar paso a unas federación de España y Portugal, por lo que trataron de organizar el Folk-lore en una federación de sociedades regionales. Ambos participan de ideas federalistas y descentralizadoras, sosteniendo que el unitarismo y una centralización nunca podrán extinguir o anular las tradiciones populares.  Por ello … federaslismo.  En resumen, las cartas y las suposiciones de las cartas de la “otra parte”, hacen pensar que el Folk-lore no era, para ellos, solo un proyecto científico, sino ideológico y político. Como dicen los folkloristas italianos (A. Dalmedico) era oportuno el desarrollar e impulsar “la fratellanza dei popoli nelle tradizioni comune”.

       Las correspondencia  entre ambos se inicia en 1882 y concluye, al menos en las conocidas, en 1887.  La primera escrita desde Savilla y la última desde Madrid. No olvidemos que la quebrantada salud de Antonio Machado y Álvarez le llevaría a su final seis años mas tarde, a su regreso de su breve estancia en Puerto Rico en 1893.

       Dejamos para la lectura de estas cartas los artículos y libros que las contienen, escritos por Enrique Baltanás, pues a nadie mejor que él corresponde el mérito de haberlas localizado.

       Por otra parte diremos y advertimos que no siempre se encuentran las cartas remitidas por una parte en el destino y poder de la otra parte, o de sus herederos,  a veces estas se extravían,  desaparecen o se entregan a terceras personas, por la causa que sea, y aparecen, manuscritas o en su caso mecanografiadas en otro lugar diferente, lo que sin duda dificulta su previa búsqueda y localización.

       Y este es el caso de una casi desconocida, durante varios años, correspondencia entre Antonio Machado y Álvarez y Emilia Pardo Bazán, casi todas relacionadas con el Folk-lore gallego.

       Esta correspondencia consiste en 31 cartas de Emilia Pardo Bazán dirigidas a Antonio Machado y Álvarez entre el 17 de noviembre de 1883 y octubre de 1885, como contestación a otras, previas, de este destinatario.

       La génesis, causa e historia de esta correspondencia sería, en líneas generales, la siguiente:

       1ª    Como sabemos en 1881 funda en Sevilla la Sociedad del Folklore Español, con la que pretende recopilar y estudiar el saber y las tradiciones del pueblo, aglutinando a la Sociedad Folklórica Andaluza, que anuncia en el punto dos de sus principios programáticos, las Sociedades Folklóricas que se crearan en las distintas regiones españolas. Por ello constará de tantos centros cuantas son las regiones que constituyen las nacionalidades españolas, estas regiones son: la castellana, la gallega, la aragonesa, la asturiana, la andaluza, la extremeña, la leonesa, la catalana, la valenciana, la balear, etc.

       2ª    Que a la sociedad andaluza pronto se incorporaron la extremeña y la castellana (en la primera de estas colaboró intensamente su madre Cipriana, a la que llamaban en pueblos estremeños “la mujer de los cuentos”, por su labor recolectora de estas narraciones populares, generalmente de tradición oral, y por su buen amigo, de Guadalcanal, Juan Antonio Torres Salvador. (de este autor encontré y conservo un gran volumen con to deda su obra poética manuscrita, cuando se piensa que a su muerte se había quemado su biblioteca por “fuerzas vivas” del pueblo. Este gran volumen manuscrito me lo ofrecieron hace ya más de diez años, y sin dudarlo lo adquirí).

       3ª    En 1882 intentó, infructuosamente, que se hiciese   cargo de la creación de la gallega Manuel Martínez Murgía, importante escritor,  estudioso de las lengua gallega y esposo de Rosalía de Castro,  probablemente por consejo de Francisco Giner de los Ríos.

       4ª    En estos meses finales de 1883 también por indicación de Giner y tal vez, directa o indirectamente, por Teófilo Braga, se puso en contacto, en noviembre de ese año, con Emilia Pardo Bazán, con el mismo ofrecimiento que había rechazado Murguía.

       5ª    Hay que tener en cuenta que en el otoño de 1883 Emilia Pardo Bazán había regresado de un viaje a Portugal, donde se había entrevistado con Teófilo Braga quien le había pedido que recopilase textos de literatura popular gallega.

       6ª    El 17 de noviembre contesta a Antonio Machado y Álvarez Emilia Pardo Bazán, iniciándose una intensa correspondencia entre ambos.  En esta primera carta respuesta Emilia Pardo Bazán rehúsa la propuesta de convertirse en la organizadora de la cultura popular gallega, pero manifiesta su disposición a ceder su nombre y sus contactos a dicha sociedad.

Emilia Pardo Bazán

       7ª    Machado insiste y tras otra respuesta negativa a finales de ese mismo mes, en diciembre de 1883 Emilia Pardo Bazán acepta hacerse cargo de la constitución de la sociedad.

       8ª    Como hemos dicho esta relación epistolar se inicia en noviembre de 1883 y se mantendrá hasta finales del año 1885, con 31 cartas entre ambos.

Emilia Pardo Bazán

       Al final de este trabajo se incluirán las 28 cartas, mecanografiadas, enviadas por Emilia Pardo Bazán a Antonio Machado y Álvarez.

       Ahora intentaremos abordar el itinerario de estas cartas:

  1.    Evidentemente hay que considerar que al ser el destinatario de las cartas Antonio Machado y Álvarez éste tuvo que ser el receptor de las mismas y que por lo tanto él fue el poseedor de las mismas,
  2.    Dado el carácter del receptor, dedicado entre otras cosas a recopilar datos sobre temas de su interés como la cultura popular, parece lógico que las fuera guardando, probablemente juntas, durante los seis años que sobrevivió a las fechas de sus recepciones.
  3.    Teniendo en cuenta que en agosto de 1892 viajó a Puerto Rico y que a su regreso a España en enero de 1893 solo vivió hasta el 4 de febrero de 1893, y que el viaje a la isla caribeña lo fue para obtener, con su trabajo como abogado, el dinero suficiente para atender a su familia, que pasaba por importantes carencias económicas en aquellas fechas, también parece lógico el pensar que al ser transitoria su prevista estancia en Puerto Rico, no llevara consigo sus documentos y archivos y que éstos, de gran importancia para él, se quedaran en Madrid, custodiados por su familia y particularmente por su padre Antonio Machado Nuñez.
  4.    Tampoco parece probable que su padre se deshiciera de dicha documentación en los tres años que sobrevivió a su hijo (falleció a finales de julio de 1996). Tampoco parece probable que ni su mujer ni su madre se desprendieran de la documentación. Su madre, Cipriana, falleció en el año de 1900.
  5.    A partir de 1900, si los conservó su esposa, Ana Ruiz, seguro que los dejó en “manos” de sus hijos, Manuel o Antonio, y que estos los conservaran en los domicilios en los que vivieron.
  6.    Antonio permaneció viviendo con su madre hasta que se fue a vivir a Soria, luego a Baeza para seguir en Segovia, regresando a Madrid en 1930, por lo que en estos años no controló los documentos familiares.
  7.    Solo queda Manuel, pues los otros hermanos, José, Joaquín y Francisco, quedaban fuera de los controles de bienes familiares. Luego solo Manuel pudo controlar esta documentación , entre la que debía estar toda la de su padre Antonio Machado y Álvarez, y entre ella las cartas recibidas por este de Emilia Pardo Bazán.
  8.    Por lo expuesto consideramos que la documentación de Antonio Machado y Álvarez estuvo, probablemente, desde 1900 hasta 1917 en los diversos domicilios que habitó la familia Machado, y desde este año o en nuevo domicilio familiar de General Arrando 4 de Madrid, o en el domicilio de Manuel Machado en la calle Churruca 15.
  9.    Si se conservaron en la calle de General Arrando 4, allí estuvieron hasta agosto de 1939, fecha en la que debieron trasladarse a la casa de Manuel Machado en la calle Churruca 15., aunque también es posible que en algún momento comprendido entre 1917 y 1936 fueran a para a la casa de Manuel Machado, siguiendo en ella hasta el fallecimiento de éste en 1947.
  10.    De ser así es posible que en algún momento Manuel Machado los llevara, para estudiarlos y clasificarlos, a su despacho en la Biblioteca Municipal, pero transitoriamente, retornándolos a su casa.
  11.    Damos por descontado que la familia Machado nunca se desprendió, ni perdió, de esta documentación, ni de Machado y Álvarez ni de Machado Núñez.
  12.    Sabemos que en los años de la guerrea civil nadie entró ni en el domicilio de General Arrando 4 ni en el de Churruca 15.
  13. Que una vez fallecido Manuel Machado la documentación que estaba en su casa fue “clasificada” por su viuda Eulalia Cáceres, que en 1948, entregó parte de los manuscritos de Antonio Machado y de su esposo Manuel Machado al hermano de estos, Francisco, que al ser el hermano que quedaba en España, se encargó de custodiarlos.
  14.    Que en esta entrega no había ningún documento que hubiera sido ni de Machado y Álvarez ni de Machado Núñez.
  15.    Que el resto de la documentación que quedó en la calle Churruca 15 fue a parar, por supuesta donación de Eulalia Cáceres, viuda de Manuel Machado a la Institución Fernán González de Burgos, realizando las gestiones  los Sres. Zugazaga y Zamora, que fueron los que “ampararon”  a Manuel Machado durante su estancia en Burgos (julio 1936 a agosto 1939).
  16.    Con esta documentación fueron a Burgos, donada, la biblioteca de Manuel Machado y algunos objetos, como el emblema metálico de  miembro de la Real Academia de la Lengua y un oleo de Julio Romero de Torres.  Estos últimos bienes están inventariados o reseñados en cuaderno, grueso, firmado por Eulalia Cáceres, la representación de la Diputación de Burgos, como titular de la Institución Fernán González, y ésta última. Una copia firmada de este libro-inventario se conserva en la familia Machado, en el que van detallados y reseñados todos los libros de la biblioteca de Manuel Machado, entregada para su exposición permanente en Burgos, y la relación detallada del resto de bienes.

       En consecuencia, teniendo en cuenta que la primera referencia que existe, conocida, sobre la existencia de las citada correspondencia epistolar entre Antonio Machado y Álvarez y  Emilia Pardo Bazán, y del conocimiento del contenido de las cartas que recibió el primero, podemos decir que siguiendo el trabajo de Antonio Deaño Gamallo publicado en el número 006 de la revista “La Tribuna,  cuadernos de estudios da Casa Museo Emilia Pardo Bazán”, en sus páginas 173 a 234, es posible trazar la siguiente historia:

Antonio Machado y Álvarez
Emilia Pardo Bazán
  1. Desde noviembre de 1883 hasta octubre de 1885, Antonio Machado y Álvarez (Demófilo) y Emilia Pardo Bazán mantuvieron una fluida correspondencia a propósito de la constitución de la Sociedad para el estudio del folklore gallego.
  1. El profesor, escritor y publicista Dionisio Gamallo Fierros, nacido en Ribadeo en 1914, trabajó e investigó, entre otros muchos temas, sobre la correspondencia de Emilia Pardo Bazán con diversos autores, como Agustín Durán (hermano de una de las abuelas de A. Machado y Álvarez, de nombre Cipriana Durán, cuya hija llamada Cipriana Álvarez Durán se casó con Antonio Machado Nuñez, siendo ambos los padres de A. Machado y Álvarez), como Menéndez Pelayo, como Leopoldo Alas “Clarín”, y otros.
  2. En esta actividad de investigación epistolar le llegaron noticias de la existencia de unas cartas pertenecientes a una relación epistolar entre A. Machado y Álvarez y Emilia Pardo Bazán, conservándose solo las escritas por Pardo Bazán.
  3. Dionisio Gamallo vivió en Madrid entre 1942 y 1955, periodo en el que frecuentó, con motivo de sus incesantes investigaciones y preparación de conferencias sobre estos temas investigados y sobre literatura en general, acude asiduamente a la Biblioteca Nacional y a la Hemeroteca de Madrid, de la que Manuel Machado había sido archivero y finalmente director de la Biblioteca Municipal.
  4. En este periodo madrileño parece que o bien antes de 1947, contactando con Manuel Machado, tuvo acceso a estas cartas que el poeta conservaba de su padre, o bien el conocimiento le llegó con posterioridad a 1948, año en el que fallecido en 1947 Manuel Machado, por medio de la Institución Fernán González de Burgos, a la que Eulalia Cáceres, viuda de Manuel Machado, entregó una serie de documentos (parte de los manuscritos de Manuel y Antonio Machado) y archivos donde se hallaban una cantidad de documentos diversos y las obras completas de Antonio Machado y Álvarez. Así lo manifestó Dionisio Gamallo en su día.
  5. Parece que por una vía o por la otra (Manuel Machado o la Institución Fernán González) Dionisio Gamallo vió los originales de las cartas de E. Pardo Bazán, y que tras copiarlos a mano – sin que hallan aparecido estos por ahora – los transcribió mecanográficamente, obteniendo un original y una copia realizada con papel carbón, conservándose ambas. La notas  y anotaciones que tienen estas copias, escritas de puño y letra por Dionisio Gamallo, subrayados con lápiz, parecen indicar que se usaron para preparar artículos o conferencias.
  6. De estas cartas, teóricamente copias de los originales manuscritos, solo se conservan las 27 primeras y una parte de la carta numerada 28. Se desconoce donde pueden estar las tres cartas que faltan.
  7. En cuanto a las copiadas que se conservan la primera referencia que se ha encontrado entre la documentación dejada por Dionisio Gamallo es un texto mecanografiado por él para un discurso pronunciado en ese año de 1949 que se tituló  “El ambiente cultural gallego en 1885.- La Fundación de la Biblioteca Gallega.- La muerte de Rosalía”. En este documento se dice: “Ahora despiertan a la actualidad de 1949, después de 64 años de silenciosa conservación en manos del ilustre folklorista y de sus hijos, los poetas Antonio y Manuel Machado”.
  8. Entre la documentación de Dionisio Gamallo encontrada aparece un recorte periodístico, en el periódico “La Noche, de 13 de enero de 1951”, en que se recoge una reseña de una conferencia de Dionisio Gamallo sobre Emilia Pardo Bazán y sus relaciones epistolares con Antonio Machado Núñez.
  9. En el mismo día y periódico, un articulista que firma Borobó, escribe que “ayer, en conferencia de Dionisio Gamallo sobre el centenario del nacimiento de Emilia Pardo Bazán, orientó su charla hacia el estudio de la correspondencia entre la eximia escritora y el primer filklorista español don Antonio Machado y Álvarez, padre de los grandes poetas Antonio y Manuel Machado. Entre Teófilo Braga desde Portugal, Machado desde Andalucía y la Pardo Bazán desde Galicia, pusieron los cimientos de los estrudios Folklóricos en España”.
  10. Posteriormente, en un trabajo de Dionisio Gamallo, bajo el título de “Don Antonio Machado y Álvarez, su accidental galleguismo y su vocación como folklorista”, se puede leer: “juzgo tan esenciales para una mejor inteligencia de la evolución de los estudios folklóricos gallegos desde noviembre de 1883 a octubre de 1885, las treinta cartas que a lo largo de ese período dirigió Doña Emilia Pardo Bazán a Don Antonio Machado y Álvarez, que me parece conveniente hacerlas preceder de un esbozo de las reivindicaciones de lo tradicional y popular literario por parte de escoceses, ingleses y alemanes y de una evocación de las trayectorias de Don Antonio Machado y Álvarez y Doña Emilia Pardo Bazán con anterioridad a emprender su epistolar diálogo folklórico”-
  11. El 11 de julio de 1971, Dionisio Gamallo publica en el diario El Progreso de Lugo un artículo que titula: “Los grandes servicios de la Pardo Bazán al Folklore Gallego. Sus treinta cartas a don Antonio Machado y Álvarez (noviembre de 1883 – octubre de 1885), en el que respondiendo a otro de 1 de junio de 1971, de títilo “ La Pardo Bazán ante lo popular”, de Juan María Gallego, también en el periódico El Progreso en donde afirma: “que Doña Emilia Pardo Bazán no pudo resistirse a la generosa incitación con que desde Savilla Machado y Álvarez “la pinchó” para que tomase las riendas de la primera organización del Folklore Gallego”.
  12. Finalmente, en el número 6 de “La Tribuna, cuadernos de estudios Da Casa Museo Emilia Pardo Bazán, del año 2008, se publica artículo de Antonio Deaño Gamallo en el que aportando gran parte de la información que ahora recogemos en este trabajo se reproducen los textos de las 28 cartas, cuyo contenido  así se conserva, escritas por doña Emilia Pardo Bazán y dirigidas a Don Antonio Machado y Álvarez.

A continuación reproducimos las 28 cartas localizadas y conservadas por Dionisio Gamallo Fierros, solicitando a los interesados su atenta lectura.

CARTA NÚMERO 1

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez
La Coruña, Noviembre 17 de 1883.


Muy señor mío y de mi mayor aprecio: Su estimable carta merece pronta y sincera respuesta, y voy a dársela.

No hará 15 días que el erudito historiador Teófilo Braga me aconsejaba en Lisboa que me dedicase a recoger los cuentos, adivinanzas y canciones populares de mi tierra, con un objeto elevadísimo: el de servir de materiales a los orígenes de la Historia literaria. Contesté al sabio portugués: “No tengo tiempo, eso requiere una asiduidad extremada; que lo haga el Folk-lore.

Hoy viene V. a proponerme que inicie y presida el Folk-lore gallego, y muy a pesar mío tengo que responder lo que respondí a Teófilo Braga; “No tengo tiempo”.

Voy a explicar plenamente esta frase perentoria.– Ante todo debo declarar que me interesa infinito el Folk-lore, no tanto a causa de los niños, para los cuales es algo remoto el beneficio, sino principalísimamente a causa de las letras, que reclaman para el conocimiento de sus orígenes una investigación de esa clase. Y dicho esto, y añadido que para pocas personas son tan ventajosos los trabajos del Folk-lore como para mí, que estoy de un año a esta parte sepultada en estudios muy relacionados con los orígenes literarios, me es forzoso agregar que no puedo disponer del tiempo que reclamaría organizar debidamente una sociedad de Folk-lore e impulsar sus trabajos. Jamás quise pertenecer a Sociedad alguna, ni benéfica, ni de otro género, porque temí fundadamente no cumplir mis deberes de socia.– Y ha de saber V. que cuando me comprometo a llenar un cargo, de noche me quita el sueño la idea de que no lo lleno o de que lo descuido.

Previas estas explicaciones, si V. cree que mi nombre sólo, sin mi actividad, puede bastar a impulsar el nacimiento del Folk-lore, pongo a disposición de V. mi nombre. Pero creo que V. no se conformará con esta división extraña, a que me obligan mis variadas e innumerables ocupaciones.

Deseando serle a usted útil en algo y agradecer la honra que con su proposición me dispensa, me permito poner aquí una lista de las personas a quienes debe V. dirigirse, a ver si entre ellas alguna puede fundar el Folk-lore, auxiliándola las otras.

La Coruña- Sr. D. Ramón Segade Campoamor; Sres. D. Francisco y D. Antonio de la Iglesia; Sr. D. Gonzalo Brañas; Sr. D. José Ma Montes; Sr. D. Víctor López Seoane; Sra. Da Fanny Garrido, viuda de Adalid; Sr. Conde de San Juan; Sr. D. Benigno Rebellón.

Santiago- Sr. D. Miguel Payá y Rico, Arzobispo; Sr. D. Salvador Parga, profesor; Sr. D. José Fernández Sánchez, id.; Sr. D. Gumersindo Laverde, id.; Sr. López Ferreiro, canónigo; Sr, D. Antonio Toledo, director de “El Porvenir”; Sr. D. Bibiano Fernández, director de “La Gaceta de Galicia; Sr. Duque de Medina de las Torres; Sr. D. Francisco Freire Barreiro, médico.

Padrón- Sr. Dn. Manuel Murguía; Sra. Da Rosalía Castro de Murguía.

Orense- Sr. D. Jesús Muruais; Sr. D. Benito Fernández Alonso, del comercio; Sr. D. Valentín Lamas Carvajal;

Cortegada.- Sr. D. José Ogea.
Villagarcía.- Sr. R. Anastasio R. López.
Lalín-Meoza.- Sr. D. Ramón Somoza.
Lugo.- Sr. Conde Pallares – Sr. D. Aureliano J. Pereira – Sr. D. RomualdoAcevedo Ribero.
Pontevedra.- Sr. D. Emilio Álvarez Giménez – Sr. D. José Benito Amado.

Celebraré que le sirvan de algo estas indicaciones y que me pida V. pronto algo en que pueda complacerle mejor. Su affma. ssqbsm.
Emilia Pardo Bazán.

Sr. D. Francisco Giner.

Mi querido amigo Paco: Con dolor de mi corazón he escrito lo antecedente.- Hay veces en que quisiera uno volverse dos, y otras en que desearía suprimirse. ¿Puede usted enviarme algún ejemplar de “Jaime”? ¿O está la edición completamente agotada? Dígamelo, si no le cuesta gran trabajo. He visto su firma de V. en el museo Daupiás – Bien retórico estaba aquello y el pensamiento tenía de todo (un peu d ́humanitairerie).

Su invariable amiga,

Emilia

CARTA NÚMERO 2

Sr. D. Antonio Machado y Alvarez.

La Coruña – Noviembre 28, 1893.

Señor y distinguido amigo: Sin su última carta de V. a la vista –en el campo la recibí y la dejé en mi celda de La Granja- voy a contestar de memoria.

Sostengo lo dicho: como no me haga V. trabajar –ya ve V. si mi pereza es escandalosa– mi nombre y mi influencia están a su disposición y a la de mis buenos, buenísimos amigos de la Institución Libre.– Pero como a despecho de mi mala fama de reaccionaria soy bastante revolucionaria y crítica, me voy a permitir enmendarle la plana a M. Williams J. Toms. F. S. A. con algunas observaciones que someto al ilustrado criterio de V.

1ª.- El Folk-lore en España debe llamarse de otro modo: un nombre cristiano, castizo y fácil de decir y entender. He visto por experiencia el mal efecto de ese nombre exótico, que deja a todo el mundo con la boca abierta y la cara afligida del que no sabe inglés y se lo hablan.– Mal principio parece para recoger tradiciones adoptar un nombre bárbaro. Propongo pues que le llamemos Sociedad de Ciencia Popular Gallega, andaluza, asturiana, etc.

2ª.- El reglamento es complicadísimo y en él se me confunde y marea la cabeza. Sobre todo con la cuestión de acciones no quiero tener que ver nada, ni formar parte de la junta administrativa, aunque en ella no se atraviese más que el valor de un perro chico. Es preciso que esto aparezca como obra puramente científica y literario-histórica, para que una literata de rincón como yo tome parte en ella. Creo pues que lo administrativo debe aislarse enteramente de lo facultativo, y ésto depender de aquello en la relación de pagos, etc.

3ª.- Los socios expedicionarios todos sin excepción deben viajar por su cuenta cuando les dé la gana de hacerlo, pues pueden aprovechar excursiones de negocios, etc., en beneficio de la sociedad. No es cosa, me parece, de que se viaje a cuenta de ésta y puedan creer las gentes que ese móvil influye en nosotros.

4ª.- La cuota de una peseta mensual es sin duda lo más modesto que puede imponerse; y sin embargo, verá V. cómo esos miserables cuarenta y ocho reales nos van a privar de muchos auxiliares útiles y hasta necesarios.– Yo creo que deberíamos hacer dos tandas: socios de pago y socios de mérito. Estos estarían obligados a suministrar mensual o anualmente un número dado de páginas con datos de ciencia popular. Los primeros no estarían obligados sinó al pago de la cuota, asistencia a juntas, etc.

5ª.- Dejémonos de museos, Bibliotecas, etc. y aún de periódicos: contentémonos por ahora con un archivo donde archivar los datos recogidos. No faltará quien melifique ese panal.

Esto es cuanto por ahora se me ocurre. Quiera Dios no le parezcan a usted desatinos.– Dígale usted a Giner el irresponsable, o irrespondedor, que me conteste sobre la pregunta que le hacía –y mande V. a su affma

s.s.q.b.s.m.
Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 3

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.
La Coruña –Diciembre 15-(83)8


Mi distinguido amigo: Voy a contestar brevemente a su última, pues nome permite otra cosa mi estado de salud, no muy satisfactorio estos días. Acepto, pues la acepta todo el universo, la denominación de Folk-lore, que aquí se convertirá en la feísima palabra folór (ya lo verá usted). Deseo ver ese reglamento Castellano donde se salvan las dificultades que advertí en el Andaluz; y confieso lealmente no haber leído los artículos de La Epoca que debieron salir cuando yo anduve por Portugal.

El que sí había leído es el que usted me envió ahora, y por el cual le doy gracias.

Aguardo pues a ver ese nuevo reglamento y espero hallarme en mejor estado cuando lo reciba, y poder decir a V. algo concreto sobre la continuación de este asunto.

Su affma. amiga qbsm.

EMILIA PARDO BAZÁN

CARTA NÚMERO 4

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
La Coruña Dbre. 27-1883.


Mi distinguido amo: Puesto que la empresa se facilita, esta gran perezosa para todo lo que no sea literatura y chiquillos que cuidar, sacudirá su magna pereza y empezará la campaña.- El próximo sábado (no quise el viernes, porque es Día de Inocentes) convocaré a cuantas personas útiles hay por aquí a fin de organizar el Folk-lore Gallego Central, y después veremos de comunicar el impulso a Santiago, Orense, Pontevedra y Lugo –y así resultarán 5 secciones, pues aunque Santiago no es capital de provincia, su importancia exije que haya allí una Sección.

Daré a V. cuenta del resultado de esta primera sesión y enviaré los Diarios que hablen de ella. Entretanto no me extiendo más por falta de tiempo – ¡Figúrese V. que me esperan para hacer visitas de Pascuas!

Su affma. amiga qbsm.

EMILIA P. BAZÁN

CARTA NÚMERO 5

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
La Coruña 30 (Dic.)9 de 1883


Muy distinguido amigo: A vuelta de correo y sin pérdida de tiempo hágame favor de remitirme el reglamento de Folk-lore castellano y el del Bético-extremeño; y si ser puede, el del Inglés.

Ya ve usted que no nos dormimos

Su affma. qbsm.

EMILIA PARDO BAzÁN

CARTA NÚMERO 6

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
La Coruña –Enero 27. 188410


Señor y distinguido amigo: No quise dar a V. cuenta de mis trabajos folk-lorísticos, por querer, cuando escribiese a V., tener ya algo que decir – He recibido cuanto V. me mandó, excepto el cuento del Sr. D. Marcial Valladares, que no llegó a mis manos, pero que de todos modos no podría publicarse en el Folk-lore Gallego, porque esta Revista está todavía entre los futuros contingentes y no verá la luz hasta que tengamos fondos y materiales suficientes para empezar con lucimiento nuestra exhibición.

Después de varias sesiones, anteayer quedó por fin terminado el Reglamento, y ahora trabajamos en las convocatorias para que el próximo 1o de Febrero se celebre Junta general y se constituya definitivamente la Sociedad, aprobándose el Reglamento y procediéndose a la elección de cargos. Después empezaremos a servirnos de la prensa para publicar reglamento, cuestionarios, artículos, etc., y para instigar a la formación de los demás centros regionales.

Cumpliendo mi obligación he gestionado la fundación del de Puerto- Rico, y espero que el Sr. D. Manuel Fernández Juncos, elegante escritor costumbrista, acceda a mi ruego de fundar allí el Folk-lore. Por si acaso, no estaría de más que V. se tomase la molestia de escribirle también, animándole y halagándole un poco.

De Fregenal me ha escrito el Sr. Romero y Espinosa y de Sevilla el Sr. Guichot. A todos debo muy delicadas atenciones y envíos de libros, folletos, artículos, etc., y procuraré corresponder a ellas del mejor modo, cuando el tiempo me lo permita.

Ya ve V. que la Presidente, o Presidenta, que sobre esto se arañan cada día dos de los mejores individuos de esta Folk-lore, no descuida sus deberes espinosos y graves.

Sabe V. que tiene a sus órdenes a la mejor de sus amigas y affma.

ss.q.bs.m.

EMILIA PARDO BAzÁN

PD.- Dirección del Sr. D. Manuel Fernández Juncos: Director del Periódico El Buscapié – Puerto Rico.

Nota bene: El Sr. Murguía pasó por aquí y dijo “que no sabemos lo que traemos entre manos”. Lo cual, por mi parte, no deja de ser exacto.

CARTA NÚMERO 7

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
La Coruña – Febrero 11 1884 11


Mi distinguido amigo: Por los papeles adjuntos verá V. nuestros heroicos

trabajos y gran éxito Folklórico. Se está imprimiendo aparte el Reglamento, pero adelanto a V. eso por si gusta que los diarios madrileños digan algo de esta solemnidad. Siento no tener en mi poder más ejemplares de esa hoja del Clamor, pues desearía enviar uno al Sr. Romero y Espinosa y otro al Sr. Guichot; por consiguiente, si V. logra reproducir eso en algún periódico de ahí, sírvase enviarles de mi parte algún ejemplar.

La sesión inaugural estuvo muy lucida y brillante; asistieron lindas señoritas, elegantes señoras, títulos, comerciantes, sacerdotes, profesores, artistas, poetas, periodistas, boticarios, maestros de instrucción primaria, demagogos y carcundas: de todo, pero de todo bueno y escogido. Realmente el golpe de vista del salón era hermoso. Estaban también las autoridades civiles y militares y hasta no sé si el juez del distrito.- No dirá usted que abundan de estas Presidentes.

He recibido el título honorífico de esa sociedad y la pereza del secretario es lo que tiene la culpa de que aún no se haya contestado. Salude V. al Sr. Olavarría y dígaselo de mi parte.

El primer día que se reuna la Junta directiva acordaremos los nombramientos de socios honorarios que V. me indica y algunos más; y puesto que V. es tan amable que se brinda a ello, se los remitiré a V. para que V. los dirija a esos sabios extranjeros con quienes por hoy no tengo relación y a los cuales V. se servirá presentarme.

Es mucho lo que hay que hacer y se va como se puede, atendiendo a lo más urgente.

Para fundar el Folk-lore Vasco-Navarro juzgo persona muy a propósito al Sr. Dn. Vicente de Arana, traductor de Tennyson, autor de las Leyendas de Euskaria, ingeniero y persona muy distinguida y buena. Hoy le escribo en ese sentido, y V., señor Machado, debe re-machar el clavo, dirigiéndose a dicho señor, que vive en Bilbao (Abandoibarra, 19).

Hasta otra se despide su afectísima amiga qbsm,

EMILIA PARDO BAzÁN

CARTA NÚMERO 8

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.
La Coruña Febrero 25 de 1884


Mi distinguido amigo: felicito a V. por su reciente paternidad y celebraré

que, como suele decirse, la madre y el niño sigan bien. Ahora debo añadir que he tenido como V. fuertes neuralgias y que me compadece tan desesperada enfermedad. Es un dolor capaz de volverle a uno loco. Celebraré que se halle V. ya del todo restablecido.

He recibido y agradecido todo lo que V. remitió para la Biblioteca del Folk-lore Gallego, que ya se halla constituida y que espero crecerá, así como el museo. Para arbitrar los recursos necesarios para todo esto y para las publicaciones que son ya indispensables y algún libro que no podemos dejar de publicar, se me ha ocurrido una idea eminentemente femenina y muy poco científica, a saber, dar bailes.

Los bailes serán elegantes y de convite y suscrición, con lo cual todo el mundo se despepitará por ir a ellos, y veremos si este medio nos produce fondos.

Aquí no hay que pensar en accionistas, y el producto de la cuota es una insignificancia.

¿Quiere V. creer que aún no acabaron de imprimir el Reglamento, y que esta tontería nos tiene paralizados?

Mal presidente tienen vv. ahí. Núñez de Arce no hace nada. De V. affma amiga

qbsm
Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 9

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.
La Coruña 27 de marzo de 1884


Mi distinguido amigo: perdóneme V. si no soy muy puntual en contestar:

siempre acostumbro estar ocupada, y algunas veces ocupadísima.
Creo que me preguntaba V. en su tarjetita postal si le autorizo para dar a conocer los medios de que intento valerme para favorecer el desarrollo del Folk-lore gallego. Quién lo duda. Nada tienen de reservado y ojalá diesen buen resultado en otras provincias.
En esta me parece que lo darán excelente. Calculo que el baile me dejepor lo menos 5.000 reales líquidos, que servirán para hacer la estantería y adecentar el local donde ha de instalarse la Biblioteca y Museo (como verá V. por el adjunto recorte de periódico). Esto es el baile de Pascua: el de las fiestas de María Pita, en Agosto, ha de producirme más porque pondré la entrada más cara, y veremos si dá para imprimir un libro, que será el Cancionero o el Recetario gallego. Y estoy en duda entre estos dos libros, porque el primero para el cual se acopien materiales, será el primero que se publique.

Vamos ahora a otra cosa. Estos días los he consagrado á la gestión deadhesiones fuera de Galicia y dentro de ella: para lo cual hemos dado a lasociedad una organización que considero fecunda, creando unos gestoresque trabajen todo eso en cada punto.- El gestor de Madrid, el joven Marqués

Aquí tenemos 85 socios.

Incluyo a V. un ejemplar del Reglamento: dígame si quiere más – De mi discurso no le remito, porque sé que los tiene V. por Romero y Espinosa.Necesito urgentemente una lista con nombres, apellidos y cualidades de los extranjeros mitógrafos y no mitógrafos a quienes debemos enviar nombramientos. Si V. quiere que los remitamos por conducto de V., el gestor se los entregará así que estén extendidos con arreglo a la lista que V. envíe.

Como prueba de mis trabajos en Puerto Rico, vá el adjunto suelto.
No crea V. que todo esto se hace sin grandes sudores y trabajos:

Otras anotaciones al margen: “Un discurso de Pardo sobre el Folklore”, “Marzo 1884. Baile. Agosto. RUPTURA”.de Figueroa , le hará á V. dentro de pocos días una visita, para ponerse al habla con V. y entregarle su diploma de socio de mérito de este Folk-lore, afortunadamente yo doy siempre con personas muy amables y la atmósfera que me rodea es tibia, en buen hora lo diga – Todos me ayudan y aún quedan agradecidos, después de que los hago trajinar.

Siempre de V. affma amiga q b s m Emilia Pardo Bazán

P.D. Saludo a su señora madre.

Otra – El Gestor entregará a V. el Reglamento, demasiado voluminoso para caber bajo este sobre.

CARTA NÚMERO 10

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.
La Coruña Mayo 8 de 1884


Amigo y señor: debe V. estar conmigo hecho una furia, y comparándomein mente a Fokorito: pues sepa V. que hay más que hacer que tiempo de escribir, y como yo tengo múltiples ocupaciones y en esta temporada no me faltaron tampoco las penas que son compañeras indispensables de la vida, resultó que apenas pude ni coger la pluma.

Envío a V. algunos sueltos de la prensa gallega para que vea la marcha del Folk-lore y le advierto que está muy activada la gestión del Vasco-Navarro, del Puertorriqueño y del Cubano. Me ha escrito el amigo Arana, diciéndome que así que regrese de Cestona se dedicará a organizar el Vasco-Navarro, para lo cual le he remitido reglamentos, etca. Con el auxilio de Pereda para Santander sí que creo que no hay que contar, pues me dijo que no estaba animado a la organización del Folk-lore.

Se harán á mayor brevedad los nombramientos de todos. En cuanto a la Revista mensual, por ahora no es posible publicarla, porque aun no contamos con materiales. Yo francamente quise ante todo tener dinero y socios, pues los materiales ya vendrán. Además, la Revista mensual me daría mucho que hacer; nadie me ayuda o punto menos, y se me pasaría la vida combinando, revisando y dirigiendo la publicación. Trimestral será más fácil. Al presente, con los fondos de que disponemos, vamos a tratar de adecentar un poco el local de la Biblioteca, que deseo instalar cuanto antes; y con lo que sobre, haremos un cuaderno trimestral, pues muy luego tendremos materiales para él.

No necesito decirle a V. que así que estén acopiados los materiales para el Cancionero gallego16 puede V. contar en él, y publicarlo en las condiciones que guste. Todos tenemos un mismo interés, el adelanto de la sociedad; entre nosotros no hay por consiguiente conflictos mercantiles posibles. Yo quiero acopiar simultáneamente los materiales para el Cancionero, el Recetario culinario, el Recetario médico, y los Santuarios de Galicia. El libro que primero se reúna, será el primero que se publique; y me figuro que será el Cancionero, porque hay ya mucho hecho. Enfin, veremos como se va presentando la cosecha.

Para el Cancionero vendría bien una Introducción ó Prefacio de Murguía; pero quien cuenta con ese hombre. Querría seguramente que le fuesen áenvió, fué a dar á la Biblioteca. Ya le reirá alguno que lo abra y maneje . ¿Sigue la idea de la conferencia? Dígamelo V., para escribir a Labra.

Saludo a esa amable señora y soy de V. siempre amiga

q b s m

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 11

Sr. Dn. Antonio Machado y Álvarez.
La Coruña 10 de Mayo [1884]


Mi distinguido amigo: recibo su tarjeta postal y veo que se ha mudado V:le advierto que hará tres días que le escribí a su anterior domicilio; y por si no recibió la carta le aviso para que la reclame.

Me habla V. de la impresión de la Biblioteca y de un trabajo para el 2o o 3o tomo. En mi carta anterior le decía a V. que dispusiese de los materiales que aquí pudiesen recogerse: en cuanto a trabajo escrito por mí, no puedo hacer el mismo ofrecimiento, porque tengo en el telar una novela que hede acabar antes del otoño , época de ir a mis aguas termales: y hoy por hoy me es completamente imposible distraer horas de trabajo de los que ya tengo emprendidos. Además le vuelvo á declarar humildemente que si por mi posición y sexo sirvo algo para organizar, no entiendo palabra de cosas de mi país y un trabajo de Folk-Lore hecho por mí echaría de seguro a pique mi pequeñísima honra literaria. No sé nada de esto regional. No crea V. que es broma; solo una cosa vulgar y perogrullesca como el Discurso puedo yo hacer en ese terreno, que no es el mío.

Si V. quiere concretar un poco su deseo, y decirme sobre que ha de versar el trabajo, yo trataré de buscar por aquí persona que lo haga con mayor conocimiento de causa y doctrina.

Sabe es su amiga verdadera q. b s m

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 12

Sr. D. A. Machado
La Coruña, Mayo 17 [1884]

Mi buen amigo (ya que no quiere V. quererme, al menos no me distinga).

La malicia suele equivocarse: ya ve V. que contesto antes de Agosto.
Para el Folk-Lore Cubano he puesto en movimiento al Sr. Dn. J. Ramírez y Ovando, que vive San Ignacio, 18 – La Habana. Es abogado, persona formal, de ideas muy católicas y aun místicas, de trato consecuente y dulce; dirige una Revista que se titula El Eco de San Francisco de Asís, en la cual se han ido a colar los asuntos del Folk-Lore ahora por arte diabólico. Me dice, en carta de ayer, que el Sr. D. Teófilo Martínez, Pbro y catedrático de la Universidad, se ha entusiasmado con la idea, que es condiscípulo de V. y que le ha dado entregas del Folk-Lore andaluz.
Creo pues conveniente que V. le escriba al Sr. Ovando, al Sr. Dn. TeófiloMartínez, y también al Sr. D. Waldo Álvarez Insua, director de El Eco de Galicia, (vaya de ecos) que vive Habana, Compostela, 36 – apartado G – Este nos conviene por dos estilos: puede ayudar á organizar el F – L. Cubano y recabar socios entre la colonia gallega para el de aquí ya organizado.

¿Y Cataluña? ¿No ha pensado V. en Cataluña? Puede V. dirigirse, tomando mi nombre, á los Sres. Siguientes: Narcis Oller, que vive Rambla de Cataluña, 38 – Barcelona. (Este es novelista de grandes alientos, persona decente, bueno a todas luces). José Ixart, Ausias March 97 y 95, Barcelona – (Este es crítico, chico de talento y de buen deseo) Jacinto Verdaguer, Pbro (no hace falta dirección. Es el insigne autor de La Atlántida, uno de nuestros primeros poetas). Algo he indicado ya a alguno de ellos, y debe V. esforzar mi súplica para que la atiendan.

Ya vé V. que no descuido la propaganda. A Ixart hoy le envío mi discurso.

Adjunto unos sueltecillos sobre la marcha del este Folk Lore. La biblioteca empieza modestamente, pero procuraremos que vaya aumentando.

Veo, por los pliegos que me ha remitido V., que los tomitos van saliendo sin orden, es decir, con los materiales reunidos indistintamente; me agradaría más que cada materia fuese aparte y precedida de algunas explicacionesmás menudas y detalladas; pero comprendo la situación actual y que lo que importa es reunir los materiales para que luego los interpreten y clasifiquen los sabios. Si antes del plazo que V. me indica logro reunir material suficiente para 100 pags. allá irá: no sé si podré porque confieso que he descuidado lo de los materiales y atendido sobre todo a la organización y difusión de la Sociedad. Enfin, lo que se junte se remitirá.

Todo va con lentitud. ¿Querrá V. creer que hace 2 meses que se dedican a la formación del Cuestionario estos buenos señores?

Escribo a Labra diciéndole lo que V. me indica. No más por hoy. Procurará enmendarse su amiga

q. b. s. m
Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 13

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
Hoy 21 (Mayo 84)


Mi distinguido amigo:
No olvido su encargo de V – Retrase V. lo posible la impresión, pues el Sr. Dn. José Pérez Ballesteros, director de este Instituto provincial, se compromete a dar en breve las 50 a 100 páginas que V. desea para ese libro – Mi discurso podía figurar en él, llenando un hueco, caso de sobrar espacio y hacer falta ripio; también remito a V. el adjunto artículo de Sieiro que podría servir para el mismo objeto, así como esas ordenanzas en gallego, esas cántigas y esa superstición.- Si no lo emplea V., devuélvanoslo para el 1o no de la Revista.

Queda suya affma amiga qbsm

Emilia Pardo Bazán (Vuelta)

P. D. Juzgo muy conveniente que V. escriba y se entienda directamente con el Sr. D. José Pérez Ballesteros, así como que el arto de Sieiro sea reproducido por algún Diario de esa – Vaya V. a Moya, del Liberal, o a Abascal, del Día, o á Vicenti, del Globo; todos son amigos míos; dígales de mi parte que lo reproduzcan y supongo no pondrán reparo en hacerlo

CARTA NÚMERO 14

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.

Mi buen amigo: Me parece muy bien todo lo que me dice V. en su carta, respecto a planes de publicación: espero que el Sr. Ballesteros envíe a V. alguna cosa antes del plazo; y por de pronto yo remito a V. las adjuntas copias o cantigas, para engrosar el caudal de lo que ya posee V. para el tomo.- Me parece bien el título Folk-lore gallego o Miscelánea.

Estoy pasmada de su actividad de V; ¡parece V. hecho de rabos de lagartijas! ¡Cuántas cosas va V. a hacer! Si yo soy Isabel la Católica, V. es en una pieza Colón, Pizarro, Vasco de Gama y Magallanes.- En cuanto a los fines transcendentales del F.L., si usted no se enfada mucho le diré que me sucede con eso lo que a un ingeniosísimo amigo mío, masón, con la masonería, que habiendo llegado al grado 33, donde se ve la luz, él no vió ni la de un candil.- Yo soy ya grado 33 en el Folk-lore, y quisiera ver la luz; porque salvo la parte lingüística y etnográfica y algo la literaria, no discierno en qué podrá ser capital para la humanidad nuestra obra.- Sáqueme V., pues, de penas, diciéndome a dónde vamos, porque ya no duermo ni descanso hasta Capiscar así) que tiene en mí la más decidida colaboradora y folk-lorista q. bsm. Emilia Pardo Bazán

P.D.- Del 2o tomo no he recibido más que hasta el pliego 18, donde no termina la obra.- Es preciso que consten lo bien que me parecen sus Estudios de la literatura popular: la encuadernaré para mí y V. enviará otra para esta Biblioteca.- Saludo a su señora madre.

Otra.- ¿Tiene V. alguna fotografía? Deseo poner una en mi álbum.

cualque cosa de este imbroylio en que estoy y estamos metidos .
Ya sabe V. (bromas aparte, y pidiendo disculpa por ellas, pues mi genio es

CARTA NÚMERO 15

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez.
Hoy 15 de Junio, 1884.


Mi buen amigo: ante todo, que haya pasado V. felices días, y perdóneme el retraso con que llego a darlos. Esperaba, para escribir a V., que me entregasen esas dos copias de mi efigie, de las cuales se aplicará V. la que mejor le parezca, dando al Folk-lore la que guste. Y, puesto que me invita V. a aumentarle diez años al retrato que me remite, yo a mi vez le ruego suprima unas cuantas libras de grasa a esos retratos míos porque cuando los hice estaba yo criando a la última niña y me había puesto más gorda que de costumbre.
También envío a V. un libro mío que creo no conoce, y esas cantigas orensanas para el libro que está imprimiéndose.- Creo que con esto y la voluminosa remesa del Sr. Ballesteros, habrá bastante para esta primera impresión folk-lorística galáica. V. dirá, sin embargo, si exprimimos más el limón.

Muy gustosa me avengo a dejarme guiar en el laberinto folk-lorístico, sin entender cómo se maneja el hilo. ¿Se acuerda V. de Barba Azul? En esa disparatada zarzuela hay un personaje al cual le dicen –“¿Sabes a dónde vas? –“No”, contesta él – “Pues marcha allá inmediatamente”, y él se va muy formal. Yo imitaré su conducta, señor descendiente de los Machucas.El Marqués de Figueroa me ha entregado la Poesía popular. Veo que estudia V. preferentemente la andaluza. Ya le tocará el turno a la gallega, y entonces verá V. que es muy rica.

Sabe V. que aunque heterodoxa, tiene la docilidad del más convencido sectario su cariñosa amiga, qbsm.,

EMILIA PARDO BAzÁN

Saludo a su señora madre.

CARTA NÚMERO 16

Sr. D. Machado y Álvarez.
La Coruña, Julio 6 de 1884.


Mi buen amigo: voy reciendo la Miscelánea, que resulta muy lucida y buena; y bien quisiera poder dar gusto a V. enviándole alguna tradición de aquí; pero sobre que no abundan, pues este pueblo es de ayer, yo estoy ahora metida hasta el pescuezo en la fabricación de una novela que de seguro no valdrá el trabajo que me cuesta, y que, por ser estudio de un país muy curioso (la frontera gallega que toca con Portugal) algo y aun algos tendrá de folk-lorística. Y V. no sabe lo que es vivir una novela, estar en los momentos críticos en que el personaje se condensa, se destaca y gira; como los mundos31 nuevos arrancados a la materia cósmica. Es imposible distraerse con nada: si la novela fuese de imaginación, tal cual: siendo una lenta evocación de la realidad vista al través de la distancia, no cabe interrumpirla. Yo soy cada día, lo reconozco, más inútil, pues no sirvo para hacer a la ligera cualquier juguete, con despreocupación de la forma literaria: peor auxiliar no se lo pudo V. echar.

Ruego a V. que envíe un ejemplar del tomo en que viene la Miscelánea gallega al Sr. Dn. Benito Fernández Alonso32 gestor de la provincia de Orense, recolector de cantigas, gran depositario de tradiciones, y con ese motivo se pondrá V. en relación directa con él, le puede a V. ser muy útil, y es persona de honradez acrisolada y de condiciones excepcionales de carácter: buen católico y mejor persona.

Nuevas del extranjero. En Cataluña he tenido que reñir batalla con Ollér e Ixart, para que se convenciesen de que el existir la Sociedad de excursionistas no impide que se establezca ahí el Folk-lore. Por fin medio se han convencido y creo que están dispuestos a hacer algo.- En Puerto Rico se trabaja, en Cuba también.

Aquí estamos terminando la instalación decorosa de la Biblioteca y nos vamos a reunir uno de estos días para resolver la publicación del primer número de la Revista trimestral que, sin perjuicio de los libros que ulteriormente puedan publicarse, hemos de publicar.- Tenemos, es decir, tiene el Sr. Ballesteros ya reunido, clasificado y dispuesto un buen Cancionero, y de su edición trataremos en el Otoño, cuando tenga el gusto de saludar a V. en ésa.

Envié a V. certificado un libro mío y dos retratos. ¿Los recibió V.?

El Sr. Costales no me sorprende que se manifieste un poco tardío en responder y trabajar: es persona ocupadísima y que apenas puede contar con algún momento libre. Sé que su intención es excelente, pero a veces el deseo y la potencia no andan conformes.

Otro ejemplar de la Miscelánea creo que debe V. remitir a los Sres. D. Fermín Casares (La Coruña) y Pérez Ballesteros (id).

Sabe V. es su verdadera amiga

EMILIA PARDO BAZÁN

CARTA NÚMERO 17

Sr. D. A. Machado y Álvarez.
La Coruña, Julio 20 [1884]


Mi buen amigo: ¿Por qué me dice V. que nuestra amistad está de esquela de defunción? Sepa V., si no lo sabe, que yo soy muy consecuente, que le aprecio a V. sobremanera, y que nunca le haré la falcatoría (es término de aquí, genuino) de faltar a nuestro buen acuerdo; pero a veces escribo apurada, rodeada de quehaceres y de preocupaciones, y a eso exclusivamente se deberá cualquier distracción o aparente frialdad de mis cartas.- Ya sabe V. que puede disponer de toda mi actividad, que gustosa dedico a la obra en que colaboramos.

Viniendo al grano, o sea al Folk-lore, diré a V. que, aunque tarde quizás, me he acordado de que entre mis trabajos menos conocidos, casi inéditos, se cuenta el que hoy remito a V., por si le hace servicio para cerrar con él la Miscelánea folklorística gallega. Si no le sirve a V. para ese objeto, le ruego me la devuelva, porque no tengo más ejemplar; a no ser que le convenga a V. para algún otro objeto; pero en todo caso le suplico me la facilite, o bien cual la envío o en la reproducción.

Asuntos folk-lorísticos de aquí: Ah, antes que se olvide.- Aquí de música es difícil lograr (con la premura que V. desea) cosa alguna que tenga corte popular: pero ahí debe de tener Cossío una preciosa Alborada que últimamente le remití: podría V. ponerla un specimen, advirtiendo que es arreglada por un compositor, es decir, que no es enteramente popular, aunque lo sea el motivo o base.

Ahora vamos a otra cosa.- El Sr. D. José Pérez Ballesteros tiene recogido, clasificado, puesto en orden y admirablemente arreglado el Cancionero Gallego: es decir, el que será primer tomo del Cancionero gallego, pues un Cancionero no se concluye nunca, nunca.- Para la publicación de esta obra, que honra a su autor, yo he pensado en varias cosas. He pensado en un editor de ahí, he pensado en que este Folk-lore arrostre la publicación; y he pensado también en la Biblioteca que está V. publicando. Como la cosa es de mérito y representa un estimabilísimo esfuerzo, yo creo que si V. la quiere para esaBiblioteca, al autor habrá que darle alguna cantidad razonable de ejemplares para que saque algo de su gran trabajo. ¿Qué le parece a V.? El Sr. Ballesteros, con un desinterés grande, se echa de la parte de afuera y nada exige: deja todo a mi discreción; pero por lo mismo yo debo tratar de conciliarlo todo y de exponer a V. francamente el asunto. Dígame V. con la misma lisura su opinión. No recele V. hablar claramente, pues ya vé V. que no es asunto mío.- Y para saber todo lo concerniente a tamaña historia del Cancionero, puede V. preguntárselo al mismo interesado.

Hacia Agosto o principio de Septiembre publicaremos el primer número de la revista. Se necesita publicarla, para levantar el espíritu de estos flokloristas gallegos, que si no nos ven hacer algo nos creerán dormidos.

Los catalanes nos hacen guerra cruda. ¿Ha visto V. el artículo de Sardá en la Ilustració? Con su Sociedad de Excursionistas, lo creen todo arreglado. Mucho se podría replicar, pero, como dicen ellos, non fá rés.

Esperando su respuesta y que me mire con buenos ojos y no dude de mi firmeza folk-loris-machadi-amistosa, soy de V. afectísima,

EMILIA PARDO BAZÁN

CARTA NÚMERO 18

Sr. D. Antonio Machado y Álvarez36
La Coruña Octubre 10 de 1884


Mi buen amigo: ya es razón que dé señales de vida esta presidente y esta Sociedad. Durante el verano, entre el calor, la villegiatura y mil cosillas más, no había aquí para un remedio un señor de la junta. Ahora ya se han ido reuniendo y hemos celebrado una sesión en que se ha dado lectura al Cuestionario, obra de los Srs Iglesias y Salinas, bastante completo y, en mi opinión quizás el más metódico y científico de España: muy superior sin duda al de Asturias. Este se imprimirá en un librito aparte para distribuir y para las necesidades de la investigación flok-lórica. Pero, ¡ay, amigo mío! Lo terrible, lo difícil es espolear a este Secretario para que despache los nombramientos de Socios de mérito. Este Secretario, a mí, me fríe la sangre; con que, a V… le causaría una apoplegía fulminante. Y cuenta que es pura indolencia, pues á fin de librarle del trabajo material, le hemos puesto escribiente. Es cosa que raya en lo inexplicable ya su descuido. Y lo que es yo, ¿cómo he de encargarme de eso? si no me ayudan todos algo, imposible.

Continúo. Al mismo tiempo que el Cuestionario se deseaba imprimir el 1o no de la tan anunciada Revista; pero, al enterarnos de los precios, al meditar sobre la cuestión, hemos concebido otra idea, quizás más práctica, para la cual necesitamos a V. He aquí nuestra idea. Siendo unos 100 ó 120 los socios que hasta hoy contamos, hemos pensado darles, en vez de Revista, á cada uno un ejemplar del tomo IV de su Biblioteca de V., el que contiene la Miscelánea. Todos lo prefieren. Para realizar este pensamiento, queremos saber si puede V. hacernos alguna rebaja en el precio de venta de esos tomos, y á cuanto ascendería esa rebaja. El complemento de esta idea es el siguiente: nosotros daremos a V. material para otro tomo completo, entero, de Galicia; y V. por este material nos dará algunos ejemplares y nos hará rebaja en los otros. Y así, cada tres ó cada seis meses (según ande el bolsillo) podremos ofrecer a nuestros folkloristas un libro, lo cual es preferible a una Revista, pues estas se pierden. Esto no perjudicará á su negocio de V., o de quien fuere, antes al contrario, puede que engolosine á los lectores y les anime á adquirir los otros tomos.

¿Conviene? Si conviene, dígamelo V., y hábleme con entera, absoluta franqueza, indicándome cuanto quiera y le parezca oportuno. Si no le conviene, hágame V. el favor de decirme cuánto nos costaría la tirada y papel de un número de Revista como la de España, (500 ej.).

También en la junta de ese día se leyó el interrogatorio del Sabio francés Mr. Sebillot, al cual prometieron contestar algunos de estos Sres.

Y para concluir con mis noticias folk-lóricas, diré a V. que aun cuando parezca yo haber dormido en el verano un sueño parecido al de la marmota en invierno, no ha sido así. ¡Pues apenas hay Folk-lore en mi Cisne de Vilamorta, que está en esa disponiéndose á ver la luz!.

He recibido un ejemplar primero y después doce más del tomo IV, por lo cual le doy á V. gracias.

Ya sabe que es su verdadera amiga qbsm

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 19

Sr. Dn. A. Machado
La Coruña 19 de Octubre 1884


Mi distinguido amigo: ahí van varias cosas para que empiece V. á reunir materiales para el próximo tomo de Miscelánea gallega: cantares, una tradición. Estoy conforme en todo lo que me dice acerca de la importancia de esa Biblioteca, á cuyo enriquecimiento deben consagrarse todos nuestros esfuerzos. Galicia por de pronto vá á dar tres tomos: dos serán el Cancionero y el Refranero del Sr. Ballesteros, uno de Miscelánea ya lo podemos contar reunido.

38 ejemplares he recibido del tomo IV; y ayer convoqué á sesión á esta Junta y debatido el asunto, leída su carta de V. y todo bien considerado, hemos convenido en que V. nos dá una prueba de la mayor delicadeza en la forma en que se brinda á enviarnos en lo sucesivo y ahora los tomos; en que nos dispensa V. quinientos favores en lugar de uno, y en que quedamos altamente reconocidos. Bien quisiéramos corresponder a tanta generosidad contentándonos con la rebaja del 25 %, pero, a fuer de sociedad tronada, nos vemos precisados á atenernos á la del 40 por ahora. El Sr. Iglesias, tesorero, y el Sr. Ballesteros, que tiene fondos en esa, han quedado encargados de librar a mayor brevedad el importe de los 120 ejemplares que nos vá á remitir Guichot.

Procuraré activar en lo posible la remesa de materiales para el nuevo tomo.

Sobre el Cancionero del Sr. Ballesteros ya habrá escrito a V. este señor: en cuanto a que yo le escriba un prólogo al Cancionero, diré a V., no me atrevo. ¿Sabe lo que tendría que hacer para escribir ese prólogo? Pues mire V., no me contento con menos que revolver los cantos bretones, los lieder alemanes, y también los cantares andaluces y las coplas y fados portugueses. No sé nada de poesía popular: y como no sé y tengo conciencia, líbreme Dios de meterme en tal hondura y dar que reír á Murguía. Para que vea V. no es mala voluntad, no tengo inconveniente en hacer un prólogo, introducción, sinfonía, lo que V. quiera, para el nuevo tomo de miscelánea: ahí se puede uno ir por los cerros… de Galicia, sin concretarse á un estudio severo y especial, como un Cancionero reclama.

Ese Cisne saldrá pronto del huevo. Gracias por todo, por todo, y mande á su especial amiga q.b.s.m.

Emilia Pardo Bazán

¡Ah! Lo mejor se me olvidaba. En breve remitiré á V. el Cuestionario a fin de que en esa ó en Sevilla nos impriman de 500 á 1.000 ej. en el mismo tamaño de la Biblioteca ó en el que V. juzgue conveniente. Nos dirá V. lo que cuesta la impresión y le enviaremos el importe, y le daremos mil gracias por la enojosa tarea de atender á la edición.

CARTA NÚMERO 20

Sr. D. A. Machado y Álvarez
La Coruña Nobre 6 de 1884


Mi apreciadísimo amigo: ahí remito a V. unas cosas que me ha dado el Sr. Ballesteros para Mr. Sebillot, en respuesta á algunas de las preguntas que contiene el Cuestionario de dicho Mr. Quise enviárselo directamente y busqué su carta con sus señas, pero no pude dar con ellas. Hágame V. el favor de reparar mi distracción.

Soy una nulidad en topografía y por lo tanto incapaz de apreciar el mérito de ese mapa. Comprendo sin embargo su interés. Todo eso vale. Ya los arqueólogos Srs. Guerra habían hecho en ese terreno apreciabilísimos esfuerzos.

No creo que el Sr. Costales ni el Sr. Seoane hagan libros para el Folk-Lore. Están embelesados, entretenidos siempre y sin un minuto de sobra. De todos modos, yo no desmayo en alentarles.

No he visto la portada ni la dedicatoria del Cancionero: pero estoy conforme en que es antipática si es á esas soñolientas Academias que, por otra parte, no se han ocupado jamás en fomentar las literaturas populares ni su estudio. De todos modos eso es pecata minuta. Le harán socio correspondiente a nuestro buen amigo y así estará a la altura de otros muchos que acaso no valen lo que él.

Ese prólogo, créalo V., es tarea superior á mis fuerzas: yo saldría peor que V. del apuro, porque a mí, que vivo aquí y tengo obligación de dominar los usos y costumbres de la tierra en que vivo, me exigirían mucho más. Como a mí no me ha gustado nunca con extremo la literatura popular y ménos la regional, sé poquísimo de ella: yo soy una floklorista por casualidad y una erudita por afición: a mí me gustan muchísimo más los poetas ya perfectos que esas incorrectas y frescas flores populares39: lo confieso, aunque me gradúe V. de dura de mollera. Y dígame V.: ¿es de absoluta necesidad que el Cancionero lleve prólogo? ¿No hace un volumen suficiente? ¿A qué forzar la máquina? Presentémosles a los sabios esa colección y que ellos luego la analicen: lo creo mejor que hacer precipitadamente cualquier cosa para salir del compromiso.

Si hay un hombre capaz de escribir hoy con lucimiento ese prólogo, es Teófilo Braga. ¿Por qué no acude V. á él? Sabe de los orígenes de la literatura gallega más que todos los de aquende el Miño

Puede V. contar con la Sinfonía: en cuanto al libro, que V. me pide, solo como trabajo colectivo podría yo hacerlo, es decir, reuniendo y ordenando materiales que me dén otros prógimos. Si lo consigo, puede V. contar con él: pero escribirlo yo sola, imposible. Estoy metida en trabajos muy sérios sobre literatura castellana: no me quiero morir sin escribir algo formal sobre un asunto que tanto me interesa y preocupa. Y por no distraerme de esta grave tarea, he renunciado á la polémica en los periódicos, á todo trabajo menudo: solo haré de tiempo en tiempo alguna novela, para reposar. ¡Qué quiere V.! Yo ya le dije que sería mala folk-lorista. No se puede servir á dos dueños. ¡Y aquí encuentro tan poco auxilio!

He escrito á Orense al Sr. Fernández Alonso, pidiéndole averigüe el paradero de un buen trabajo sobre Poesía popular gallega que allí debe existir inédito. Saco y Arce, el autor, ha muerto. Si logramos desenterrar ese manuscrito y que nos lo dén, se lo daré a V. para la Miscelánea, o si hace

Mi madre me trajo á probar un licor y cayeron unas gotas manchando el papel. No tengo ánimos para repetir la carta. ¡Dispénseme V.!

Otra – El Sr. Dn Vicente de Arana me anuncia que va á fundarse definitivamente el Folk-Lore Euskaro, con 500 socios, mucho dinero, local y biblioteca. ¿Qué le parece a V.? Allí sí que se vive.
Sabe que es su inutilísima amiga y que b s m deseándole alivio

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 21

Sr. Dn A. Machado
Hoy 4 de Dbre.- 1884


Mi buen amigo:
El Marqués de Figueroa me indica en su última carta algunas cosas relativas á la prosperidad del Folk-Lore en general y sobre todo de la Biblioteca. He sometido la idea á la Junta y conforman en que este Folk-Lore, reservándose lo necesario para su interior vida y sostenimiento, consagrará el resto de las cuotas á la prosperidad de la Biblioteca en los tomos referentes á Galicia. ¿Es eso lo que V. deseaba? Pues eso haremos, en la medida de nuestras fuerzas…… pecuniarias.

Ahí remito a V. una tradición y también unos apuntes que, en mi concepto, de nada sirven, pues son hasta indecorosos. Creo que la tradición debe admitirse y los apuntes rechazarse.

Voy a hacer una excursión, probablemente á Italia, á visitar algunas Bibliotecas: pero como no sé por qué punto de Italia empezaré, ruego a V. siga diciéndome todo lo que guste con dirección a La Coruña: de aquí me enviarán la correspondencia á donde me halle.

Su affma amiga qbsm
Emilia P. Bazán

CARTA NÚMERO 22

Sr. D. J. Machado y Álvarez
Hoy sábado 6 – (Diciembre)41 [1884]


Mi distinguido amigo: ahí le envío un trabajo del Sr. Sieiro y un cuento á ver si sirven para el nuevo tomo.
Ayer, en la premura con que escribí á V. me olvidé de decirle que en el Cuestionario de los Sres Iglesias (D. Francisco y D. Antonio) autores de ese documento, han rehusado poner su firma, pero yo creo, salva la modestia de estos Sres, que debería decirse – redactado por la comisión designada al efecto, cuyos individuos son los Sres D. Francisco y D. Antonio de la Iglesia y D. Cándido Salinas.- Esto debe intercalarse al final, en la aprobación de la Junta. ¿No opina V. lo mismo?

Su affma amiga

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 23

Sr. D. A. Machado y Álvarez43
París 22 de Diciembre – 1884


Mi buen amigo:
aquí estoy desde hace unos cuantos días, tratando de aprovechar el tiempo y la ocasión de estudiar. Me envían de La Coruña su carta de V, y, al revés de lo que en ésta sucede, empezaré por el Folk-Lore, para acabar por lo de la hâte de mi viaje.

Para cuantos asuntos se ofrezcan en el terreno folklorístico, puede V. entenderse con el Sr. Dn. Ramón Pérez Costales, Vicepresidente y hoy Presidente en ejercicio por mi ausencia. Para las cuestiones pecuniarias, al tesorero Sr. Dn. Antonio de la Iglesia. Convendrá también que con este señor consulte V. lo referente á la forma, etc. del Cuestionario, obra suya y de su hermano el Sr. D. Francisco. Las pruebas que V. dice me envió ayer, no las he recibido: acaso mi padre las tendrá en su poder: acaso las habrá entregado, interpretando mis intenciones, al Sr. La Iglesia, que como autor desea corregir él mismo.

Nada me dice V. de ese Cuestionario. Yo le juzgo bastante completo y pienso que toca puntos desatendidos en los demás trabajos de esa índole. Acaso pecará de menudo en demasía: acaso tocará cuestiones resbaladizas; de todas suertes, como es trabajo científico, no he vacilado en admitir que cabía en él todo eso.

Vamos ahora a lo de la hâte – V. me demuestra en su carta un amistoso interés que estimo en lo que vale; y lo agradeceré doblemente si me habla V. claro, explicándome las reticencias de su carta. Permítame V. una interrogación justificada por el tono de su epístola: ¿qué quiere V. decir? Siempre he preferido las cosas sin rodeos ni velos: sea V. explícito y explíqueme los enigmas que contiene su última.

Estoy sobrado acostumbrada á conocer la sociedad y la vida, por mis aficiones de observadora, para que nada me sorprenda ni asuste. Dígame V. por qué esta escritora inofensiva y amiga de libros viejos no puede viajar como cada hijo de vecino. Se lo apreciará infinito su verdadera amiga

qbsm

Emilia Pardo Bazán


P. S – Como es posible que á seguir el tiempo feo y encapotado que hace, me corra á Italia en busca del sol, dirija V. á La Coruña la respuesta. Mis padres tienen carta mía diaria, con mis señas, y me remiten mi correspondencia toda á donde resido.

CARTA NÚMERO 24

Sr. Dn. A. Machado y Álvarez

París – 7 de enero de 1885

Mi distinguido y buen amigo: V. es el que se alarma sin causa: yo no me he disgustado por su carta, lejos de eso: he visto en ella una muestra del mal ganado y bien agradecido afecto que me profesa; pero como soy persona que aborrece las medias tintas, con toda la franqueza que V. me autoriza para usar, le rogué que me dijese con exactitud el alcance de sus indicaciones.

Conozco algo el mundo, a pesar de mi afición a los libros, que hasta hoy no me ha hecho misántropa, y si cuento ya con lo que ha de juzgar de mis acciones, á veces, por mucha que sea mi perspicacia, (ya ve V. que soy modesta) el mundo corre delante y llega á donde la imaginación más libre puede alcanzar. Más claro: hace dos años que una señora muy distinguida, abuela ya, que hoy reside en La Coruña, hizo un viaje a Francia sola, como yo: pues bien: no se conformaron con censurar lo inusitado de su proceder; le atribuyeron móviles denigrantes, y eso a voz en grito, sin pararse en barras. Que el bendito público no ha de hallar conforme mi conducta con la ortodoxia social, corriente; ya me lo presumía; pero lo que en vista de su carta de V. preguntaba yo, era si aún había más terrible castigo para esta indisciplinada. Por lo demás; figúrese V. que dirá de mi viaje todo el mundo, cuando mi madre, mi propia madre, lo ha calificado de gravísima imprudencia.

V. no me conoce personalmente. Si supiese hasta dónde llega mi afición á las letras, hallaría tan natural esto que hago, como lo es al agua buscar su nivel. ¿Cree V. que es fácil proporcionarse en Galicia, en Madrid mismo, los libros necesarios para una obra como la que traigo, hace dos años, entre ceja y ceja? Me costarían los que ya llevo leídos solamente, dos ó tres mil francos, eso puesto caso que los encontrase, que lo dudo. ¿Y qué quiere V.? Dios sabrá por qué me hizo así. Al trabajar, al pensar que dedico diez años, los diez años fuertes y viriles (passez moi le mot) de mi vida á una cosa seria y grande, por lo menos, en mi pensamiento, ya que no llegue nunca á serlo en el papel impreso, me olvida por completo de que tengo asustados á todos los coruñeses y alarmados á los cortesanos

¿Quién se acordará dentro de 3 años de si he estado aquí sola ó con una legión de acompañantes? Variedad de materia. El problema es hacer o no hacer mi obra. No defiendo en el terreno teórico la emancipación ó desemancipación de la mujer; ¡si viese V. como me aburren esas cuestiones, dignas de los escolásticos! Lo que creo es que la mujer que toma la pluma en la mano (y lo propio el hombre) está obligada, sea como fuere, á producir algo de provecho: a justificar ese acto subversivo. En la práctica siempre he juzgado que puedo hacer lo que hace cualquier hombre decente. ¿Que no sucede esto hoy en general? Pues que suceda en particular; ya se andará el camino que falta.

Con respecto á lo de la franqueza que no he tenido con V…. V, lo presentí siempre, es muy digno de ella; pero yo, respecto á mis disgustos y desavenencias conyugales, no la he tenido con nadie. A nuestro común amigo Giner, obligada de su mucho cariño, he dicho algo á veces: muy poco; lo menos posible; él lo sabe.- Al fin ha sido inútil mi reserva, pues ha llegado á la fiera-público todo esto, y contado por quien menos debiera hacerlo; pero no ha sido estéril para mí este silencio, pues me ha acostumbrado á ser fuerte. No tenga V. remordimientos: el baile del Folk-Lore no tiene la culpa, y los disgustos que el tal baile me ocasionó fueron con personas de la localidad, que debiéndome bastantes atenciones se portaron como verdaderos chimpancées. Por estóico que uno sea, fastidia siempre el espectáculo de tanta simpleza y tanta pequeñez.- Respecto á lo otro, es muchísimo más antiguo que todos los Folk-Lores conocidos: ya no debo ni acusar ni vindicarme: la acusación me parece que, cuando se hace á mansalva y sin que el acusado pueda defenderse, es cobarde. Además yo no tengo mal genio y estando tranquila y habiendo leído por la mañana un discurso de D. Aureliano Fernández Guerra, no puedo ni recordar cosas desagradables ni hablar de discordias. Lo raro es que estas cosas le pasen á una escritora que, si fuese de índole propagandísta, haría la propaganda contraria á J. Sand: la apología del matrimonio, y la censura del divorcio. Así es el mundo en que vivimos: no hay manera de vivir de acuerdo ni aun consigo mismo.

Veré a pocos folkloristas, porque (qué egoísmo) no quiero que me arrebaten a mis caros librotes para enseñarme algún zueco prehistórico o alguna gaita heróica: al que sí veré será al Conde de Puymaigre: ya pensaba hacerlo, para hablarle de su hermosa Cour litteraire de D. Juan II roi de Castille.

Por algún tiempo aún estoy aquí: avisaré a V. mi salida para Italia; pero lo seguro es (si algo quiere V. decirme) dirigir a La Coruña: de allí me vienen, diariamente, cartas.

Ya sabe V. que es su consecuente amiga (con toda la energía de la frase)

Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 25

Sr. D A Machado
París Febrero 6 de 1885


Mi buen amigo: V. sí que tiene mucha gracia y espontaneidad: casi es de desear que surjan motivos de contradicción con V., porque se pone V. punto menos de oportuno que aquel Guevara, predicador de Carlos V, que tan donosas cosas decía cuando se enojaba con el espectáculo de las diabluras cortesanas.- Mi madre, que está aquí hace días, ya se ha reconciliado con mi calaverada, al encontrarme buena y contenta y al ver la agradable y apacible vida que se hace aquí. Ahora ella goza más que yo y encuentra a París precioso. Trabajo me cuesta robar mis imprescindibles horas de Biblioteca, porque por gusto de ella estaríamos todo el día de bureo, lo cual no entra en mis planes.

Aun no he visto al Conde de Puymaigre porque, teniendo libre solo el domingo, siempre me tienta algún Museo o excursión lejana. Además Mr. Savine, distinguido literato de aquí, que está traduciendo mi Cuestión palpitante, me ha robado un domingo, con su Sra. que es muy amable. En fin, yo haré un rato para ver al conde Puymaigre, ya que tan buena opinión tiene de los españoles y tan elocuentes páginas ha dedicado á nuestra divina Beatriz, la literatura. ¡La admiración de los extranjeros es lo único que nos resta ya de nuestra pasada gloria! Al remover ese pasado, tropiezo con nombres extranjeros en su mayor parte: Wolf, Clarus, Ticknor, Dozy, Puibusque, Bouterweck… La mejor edición de Calderón es alemana. ¡Bien empleado nos está por brutos!

Aun no me ha enviado papá el cuestionario. Supongo que se habrá V. entendido con el Sr. Costales para el abono del importe &. Dígame V. si lo ha hecho así y sinó le ruego lo haga: yo temporalmente he abdicado en el Sr. Costales, que lo hará mejor que yo, de fijo.

¡Pobre Braga! Es la criatura más sencilla y buena que he visto: un niño con una frente muy grande llena de hechos, de ideas y de síntesis. Nada tiene que agradecerme, pues él dará brillo a la obra y desempeñará como nadie el prólogo. Conoce á fondo, á fondo, la rama galaico-lusitana de la literatura patria. No dirán los Murguías que hemos puesto el pandero en malas manos: yo creo que son las únicas que lo sabrán tañer.

He recibido una carta de Guichot y en cuanto a lo del Boletín le he remitido al Sr. Costales. Si puedo darle algún original, se lo daré. Muy ocupada estoy siempre, pero haré un esfuerzo.

Deseo mucho no necesitar de V. para las medias suelas legales. Aborrezco á la justicia y detesto las leyes, ese maderámen podrido que solo se renueva á remiendos de mal carpintero, sin idea, trabazón ni lógica. A veces, viendo esa sopa de fideos legislativa, me acuerdo con ternura de un filósofo que no me gusta nada, de Rousseau – y pienso que un estado primitivo sería preferible á todo esto.

He visto su artículo de V., creo en el Imparcial. Esa idea, de la función poética de la hembra, es muy bella y exacta, al menos en nuestro pais, donde desde tiempo inmemorial son las mujeres poetas populares.

Saludo a V. en nombre de mamá y soy de V. affma amiga qbsm

Emilia P. Bazán

Fragmento de la carta número 26, de fecha 5 de septiembre de 1885, citada por Dionisio Gamallo en su trabajo EL AMBIENTE CULTURAL GALLEGO EN 1885.- LA FUNDACIÓN DE LA “BIBLIOTECA GALLEGA”.- LA MUERTE DE ROSALíA.

“Yo he estado estos días preparando el discurso presidencial para la velada de Rosalía Castro. Era obra de empeño leerlo, pues como después hablaría Castelar, temí no poder conseguir que interesase al público la lectura. Afortunadamente lo hice con UN ÉXITO SUPERIOR A MIS ESPERANzAS, siendo admirable la atención y el entusiasmo que despertó en el público un discurso puramente literario. Versó sobre la Poesía regional gallega. La sociedad que ha dado la velada creo que lo va a imprimir y entonces tendré gusto en remitírselo a V. por ser tema casi Folk-lórico”

CARTA NÚMERO 27

Sr. D. A. Machado y Álvarez
La Coruña Setiembre de 1885


Distinguido amigo mío:
al recibir su carta de V. he convocado la Junta Directiva del F. L. Gallego, para consultar acerca de lo que debemos hacer en el asunto del crucero Iberia. Estos señores piensan unanimemente que la forma cosmopolítica del pensamiento lo hace inaceptable para nosotros. Al decir la forma cosmopolítica, no me refiero al hecho de contribuir para el barco los folkloristas de todos los países; sinó al de no estar el barco resueltamente incluido en el número de los que constituyen la Marina española. El Barco (si no hemos entendido mal) parece que vá á ser algo como un vigía internacional: lo cual hace que el pensamiento sea del todo impracticable – Esto es lo que estos Sres. han creído, y así se lo transmito a V. Nosotros dudamos si esplanar en la prensa nuestros reparos y objeciones y los motivos de nuestro retraimiento: pero no lo hicimos, por consideración a V. a los Sres. Guichot y Sendras, pues la gente entiende mal estas divergencias en la región de las ideas y las traduce por rencillas y desacuerdos, y en esta inteligencia nos ha parecido mejor guardar silencio, no agitando aquí la cuestión.

Envio a V. adjunto el Discurso, que tropecé por fin en el fondo de un cajón. Con respecto a los Cancioneros, ya el Sr. Ballesteros habrá escrito a V: allis ́well, y en efecto el descuento del 40 es bastantemente favorable para nosotros – Es posible que pidamos algunos ejemplares más, hecha ya la distribución de estos. El tal cancionero me gusta mucho; está resueltamente bien, bien, bien, como corrección de pruebas, como tamaño, como unidad de asunto, &; el prólogo de Braga le dá carácter, y sus notas de V., interés. Lo dicho: es una bonita contribución al Folk-Lore.

Cariños de Jaime; mamá saluda a V. y yo lo hago á toda esa familia, quedando de V. (aunque discorde respecto a barcos andantes) verdadera amiga

qbsm
Emilia Pardo Bazán

CARTA NÚMERO 28

Sr. Dn. A. Machado y Álvarez
La Coruña 26 de Setiembre de 1885


Mi buen amigo: si lo que V. quería decir era que construyésemos un barco como todos, un barco más para la marina española, figúrese V. que nada hemos hablado. Seis folkloristas que nos hemos reunido entendimos, por los impresos que V. mandó, que se trataba de un buque aparte, una especie no de terror, sinó de Amadís de los mares; y esto, sobre ser menos resueltamente patriótico, nos parecía del todo impracticable. Nosotros, los folkloristas de acá, y muy principalmente la presidente ó enta, somos españoles netos, chapados á la antigua; se nos importa (me importa, digo) un bledo de alianzas y fraternidades, pero estamos (estoy) dispuestos á contestar ¡Guerra y cuchillo! Si esos alemanotes ú otro extranjero vienen por ahí á afrentarnos. Sentado lo cual, diré a V. lo que hay por aquí de torpederos.

La prensa ha tomado la iniciativa hablando de la construcción de uno llamado Galicia. Mientras hubo indicios de guerra, la idea se agitó un poco: como ahora parece que sopla el viento de paz y mediación, la idea duerme estos días. Yo, al solo nombre de rifas, suscriciones &, siento erizárseme hasta las horquillas del moño, de terror: no he olvidado las espantosas tormentas del célebre baile, en que me enemisté con media Coruña sin saberlo, y esto sería lo de ménos; pero en que me ví envuelta en tan espesa oleada de mezquindades y miseria humana, que aún me dura el ahogo. Además, con el temor del cólera, el Ayuntamiento de aquí, que es aprovechadito, ha embarcado a las Sras. todas en una rifa y concierto y suscrición: yo no he tomado parte en la cosa, más que como humilde contribuyente; pero la cosa se ha hecho, y por tanto el terreno ha quedado esquilmado para tiempo. Por consiguiente, hoy por hoy, sería imposible; y, á como están los ánimos, no habiendo guerra o indicios de ella, dificilísimo calentar á la gente, aun á la prensa misma. Pero si vuelve a hablarse de guerra, voto a sanes que fomentaremos el nacimiento del Galicia sino directamente y teniendo yo que recaudar cuartos, que es cosa que me desagrada como si la hubiese hecho toda mi vida, al menos indirectamente y con la Prensa, Sociedades de recreo y el Folk Lore, por su parte, hará lo que pueda dentro de su hoy por hoy pequeñísimo círculo de acción.

Como en esto todos estamos conformes, sin síntesis histórico-sentimentales que por mucho que las borde el pico de oro de nuestro amabilísimo y simpático Castelar (¿sabe V. que dejó á todo el mundo muy prendado, me fastidian algo, he aquí como V. y yo nos podemos entender eléctrico- magnético-patrióticamente. Y con esto se despide la futura

Agustina Aragón

P S. Gracias por las molestias del folleto.

Deja un comentario