SEVILLA y los MACHADO. LOS MUNDOS SUTILES.

Cerramos la publicación de post en este año 2020 con estos dos documentales que consideramos imprescindibles entre los muchos trabajos gráficos (videos) que se han realizado en estos últimos años.

Tengo que decir que una vez publicado en este blog el presente post, con sus dos documentales, los he visionado y para sorpresa mía, supongo que por esos «misterios» de ….. ¿internet?, ¿Youtube?, o por mi limitado conocimiento del funcionamiento de estos medios, he comprobado que a continuación de los documentales se reproducen un número importante de video clips sobre Antonio Machado, y alguno sobre Manuel Machado, (he contado 28). No se la causa, ni ha sido mi intención, pero bien venidos sean.

Algunas cartas recibidas por ANTONIO MACHADO NÚÑEZ. Abuelo de Manuel y Antonio Machado Ruiz y de los demás hermanos de estos, José, Joaquín, Francisco y Cipriana.

      En la larga vida de Antonio Machado y Núñez, que cumplió los 81 años desde que nació en Cádiz en 1815, fueron muchas las actividades que desarrolló en los campos literarios, médicos, naturalistas, científicos de toda índole y como no políticos.

      Varios fueron los destinos en los que vivió o visitó intensamente, diversas zonas de España, especialmente andaluzas, gallegas, extremeñas, navarras, madrileñas, y diversas zonas de Centro América como la guatemalteca, hondureña, maya e insular caribeña, en las que trabajó como médico y en las que como científico investigó sobre la flora, la fauna y la geología de aquellas tierras, asistiendo a fenómenos y erupciones volcánicas, y todo ello sin perder de vista los temas arqueológicos y culturales.

      Y finalmente, al regresar a Europa, viviendo en París y trabajando en la Sorbona impartiendo sus conocimientos y aprendiendo de Bequerel, de Prevost, del mallorquín Orfila y realizando investigaciones geológicas en las zonas alemanas próximas a los Alpes, acompañado por el citado Prevost – considerado como el padre de la moderna geología – ; aquí, en Badem-Badem, conoció al que sería su suegro José Álvarez Guerra y a una hija de éste, Cipriana Álvarez Durán, con la que se casaría pocos años después en Sevilla.

      También investigó en paleontología y en la búsqueda y catalogación de meteoritos caídos en la península ibérica.  Creó el primer museo de geología y mineralogía de la Universidad de Sevilla, aportando una buena colección de minerales a la creada, en aquellos finales de siglo, Institución Libre de Enseñanza, de la que fue promotor, como lo fue también de la difusión en España de las nuevas teorías evolucionistas de Darwin.

      Esta ultima actividad, su claro perfil de avanzado científico y pensador, su manifiesto agnosticismo y sus instrucciones, primero desde su cátedra de ciencias naturales en la Universidad de Sevilla y luego desde el rectorado de la misma, le valieron duras críticas y enemigos feroces en la Iglesia, especialmente Mateos Gago desde la Catedral Sevillana, que motivaron su excomunión, (cuestión que no le afectó de ninguna forma).

      Políticamente fue miembro de la Junta Revolucionaria sevillana en 1868, miembro del partido Radical Federalista de Ruiz Zorrilla, fue amigo personal del General Prim, Alcalde de Sevilla y Gobernador en la misma provincia. Como alcalde sevillano desarrolló, entre otros temas, una importante actuación en la sanidad de las aguas residuales y alcantarillados de la ciudad hispalense.

      Perteneció a la masonería, en sus más altos grados, que entre otras cosas motivaron que en 1896, antes de fallecer ese año, fuera nombrado como  Presidente del II Congreso Internacional de Librepensadores que se celebró en Madrid, Congreso que apenas duró un día, pues en el segundo fue disuelto por la caballería policial enviada al efecto. A este Congreso asistió, o pretendió asistir, el joven maestro y pedagogo Ferrer y Guarda, que estuvo viviendo unos días  en la casa de los Machado, en la que conoció a sus nietos, especialmente a Manuel y a Antonio.

      Volviendo a sus trabajos científicos destaquemos, entre otros, sus estudios sobre las aves en la zona del Coto Doñana, de los peces del litoral de Huelva y Cádiz, y de la herpetología (estudios sobre los reptiles) andaluza. Estos trabajos se editaron por la Universidad Sevillana, pudiéndose hoy consultar digitalizados y leerlos en los fondos de la Biblioteca Nacional de España, además de los de la Universidad de Sevilla. Estos trabajos le convierten en uno de los primeros estudiosos y defensores del famoso  “Coto Doñana” del sur de Andalucía.

      En los últimos años de su vida, de 1883 a 1896, fue destinado a Madrid como catedrático de Ciencias Naturales, en la especialidad de “Zoografía de Moluscos y Zoofitos vivientes y fósiles”, con destino en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid. Y a esta ciudad se desplazó para vivir acompañado de toda la familia Machado.

      Se dice, en alguna revista está escrito, que en los primeros meses de 1896 se le encargó, junto a otros dos naturalistas internacionales, un estudio medioambiental sobre las posibles repercusiones de la construcción de un Canal que atravesara el estrecho de Panamá, uniendo el océano Atlántico con el océano Pacífico. Su fallecimiento en julio de 1896 impidió que realizara este trabajo.

      Como se puede deducir de lo expuesto sobre sus intensas actividades de toda índole, éstas le valieron una amplia relación con muchas personas notables de su época, con las que mantuvo buena correspondencia epistolar.  De éstas cartas, de las que guardó parte de las por él recibidas, y que fueron conservadas durante años por miembros de su familia, hemos rescatado copias de algunas, de las que ahora reproducimos en un pequeño avance significativo, (todas van firmadas, y de ellas destacamos la de Manuel Ruiz Zorrilla).

Antonio Machado y Núñez

Práxedes Mateo Sagasta
Carta del 20 de septiembre de 1865 de Práxedes Mateo Sagasta.

Transcripción: La Iberia
Diario Progresista
Dirección
Sr. D. Antonio Machado
Mi estimado amigo: Recibi con gusto su apreciable del 22 y celebraré que le vaya á V. bien en su residencia accidental y sin la visita del malhadado huesped que tan pertinazmente ha sentado sus reales en Sevilla.
He leido con mucha mayor satisfaccion las indicaciones tanto de principios como de conducta que expone en su carta cuanto que estoy completamente de acuerdo con ellos.
Ni nuestra dignidad ni la conveniencia del partido ni las necesidades del pais consienten otra cosa. Adelante pues que tal como se van poniendo las cosas nuestra jornada no ha de ser larga.
Celebrare que puedan VV. volver pronto á Sevilla buenos y salvos y qe disponga á su antojo de su affmo. amo s.s.q.b.s.m.
Práxedes Mº Sagasta

***

Segismundo Moret.
Carta enviada el 22 de marzo de 1870 por Segismundo Moret.

Transcripción: Ministerio de la Gobernación
Subsecretaria                                
Particular
S. D. Antonio Machado:
Muy S. Mío: el Ministro ha visto con disgusto la conducta seguida por ese Ayun­tamiento el restablecer el impuesto de consumos, en contra de los preceptos de la ley. Comprende las razones que V. alega para obrar en el sentido que lo hizo; pero a pesar de todo debe procurar que el Ayuntamiento estrictamente a lo que previene la ley de arbitrios, y sólo se establezcan los que esta autoriza.
El derrivo de la Iglesia de S. Pablo y su conversión en templo protestante es sensible; pero veo que nada puede hacerse en este asunto, a menos que V. como particular y por si creyese poder influir algo.
Como indique a V. en mi anterior muy pronto quedará arreglada esa secretaría y V. puede desde luego enviar el juicio que le merezcan los empleados todos que hay en ella. De V. affº amigo s.s. q.b.s.m.
S. Moret

***

Manuel Ruiz Zorrilla.
Carta enviada el 13 de septiembre de 1881 por M. Ruiz Zorrilla, desde París, del Presidente del partido Liberal Federalista a Antonio Machado y Nuñez.

Transcripción: Sr D. Antonio Machado
Mi muy querido amigo: me he impuesto de su favorecida del 6 y desde luego empiezo por manifestarle que hace V. perfectamente en creer que V. y el comité que preside merecen mi confianza más absoluta y que deseo que su autoridad en esa sea indiscutible y reconocida y acatada por todos los que pertenecen al partido, sin que en este punto consienta ni mucho menos notoria, la más leve duda. Pero al propio tiempo que esto le digo, permítame que le ruegue, tanto a V. como a sus dignos compañeros de comité, que, hombres de partido antes que nada, sacrifiquen las escitaciones del amor propio al bien gral. de la causa que defendemos, y lleven con paciencia las infinitas contrariedades que han de encontrar en su marcha, procurando por todos medios combatir las disidencias y hacer la unión, único medio de llegar al fin deseado. V. V. con respecto al partido en Sevilla, se encuentran en el caso en que me encuentro yo con respecto al partido en general, y todos esas contrariedades y muchas más, he sufrido y sufro por aumentar las fuerzas del partido y no llevar a fuera el escándalo de las dimensiones que nos debilitan y desprestigian. A los díscolos, si los hay, hay que atraerlos por el convencimiento, y cuando por este medio no se consiga dejar que de ellos parta la agresión, a fin de que no haya duda de que si no hemos podido evitar el mal no lo hemos provocado. No tomen VV. estos consejos como la desaprovación de ninguno de sus actos sino como un medio de que me valgo para revelarles mi pensamiento, y hacerles comprender cuan interesante es para mí convocar la unión que es la fuerza del partido.
Nosotros no debemos, no podemos, no queremos esperar nada de nuestros adversarios políticos: la benevolencia ha dado muestra de sus frutos en las elecciones, y ya, ni los más optimistas tienen el derecho de esperar nada de ello, como nunca lo espero yo. No hay, por consiguiente, otro camino que el nuestro… Guerra sin descanso a todo esto: guerra a los que queriendo ó sin querer lo sostienen: reunir elementos: crear fuerzas y marchar decididamente a la revolución; y esto, amigo mío, sólo con la unión se consigue, y como el fin es tan grande, no hay sacrificio que merezca ese nombre si conduce a aquel resultado.
Hágame el favor de saludar cariñosamente a todos y cada uno de los amigos, escitarlos en mi nombre a la concordia y contar siempre con el cariño verdadero de un affo amigo Q B S M
M Ruiz Zorrilla.
Lejos de reconocer la discordancia contesto hoy a los que me felicitaron aconsejándoles la unión al comité.
Mucha paciencia, mi querido amigo, y llegaremos al fin antes de lo que muchos creen.
Un abrazo para V.

***

Manuel Alonso Martínez
Carta de 16 de junio de 1883 enviada por el Presidente derl Consejo de Instrucción Pública Señor D. M. Alonso Martínez. Firmada : M. Alonso Martínez

Transcripción: El Presidente del Consejo de Instrucción Pública. Particular. Señor D. Antonio Machado Núñez Muy señor mio y amigo: El expediente para la provision de la catedra de «Zoografia de moluscos y zoofitos vivientes y fósiles» vacante en el Museo de esta Corte, se halla en poder del Con­sejero Ponente, Señor Vallín, que ha de emitir dictámen sobre el mismo, y le he recomendado su despacho lo antes que le sea posible. Queda de V. su afmo. amo. q. b. s. m. M. Alonso Martínez.

***

J. Montero Rios. Senador
Carta enviada un día 28, martes, de 1886

Transcripción: Senado
Particular
Excmo. Sr D. Antonio Machado
Mi distinguido amigo y compañero: permítame V. que recomiende a su benevolencia a mi sobrino D. Ramón Rodríguez Montero que ha de examinarse de Zoología esta tarde, y le agradeceré que haga V. en su obsequio todo cuanto la justicia le permita.
Anticipo a V. las gracias su atento y s.s. q.s.m.b.
José Montero Ríos.