La familia MACHADO RUIZ en la prensa del primer semestre de 1932.

La familia MACHADO RUIZ en la prensa del primer semestre de 1932.

Acontecimientos en el primer semestre del año 1932

A nivel internacional empieza el año 1932 con la detención, el 4 de enero, en la India, de Ghandi y Patel por orden del Gobierno y en oposición al Congreso. Dice el Gobierno que es el Congreso el que ha violado el acuerdo de marzo de 1931 y no el Gobierno, que ha dado pruebas de paciencia y tolerancia con respecto a las numerosas provocaciones y actos hostiles que se exponen en la orden de arresto. El Congreso rechaza como insuficientes las declaraciones del Primer Ministro y solicita tener las manos libres para obtener la independencia completa que exige.

Y en este estado de hechos Gandhi es detenido ingresando en la carcel de Yerawda, siendo ya la tercera vez que esto le sucede. Las reacciones no se hacen esperar y y en Bombay se declaran cierres de negocios por tres días y se crea un plan de desobediencia civil. Los vendedores de tejidos suspenden sus actividades durante ocho días, como protesta contra las detenciones de los líderes nacionalistas.

La detención de Gandhi se interpreta como una advertencia del Gobierno a los gobiernos locales para que prohiban todo acto de propaganda y procedan sin formación de causa contra los jefes nacionalistas.

En muchas poblaciones si inicia una campaña de ayuno en favor de Gandhi y su causa. Se inician tensiones y actuaciones policiales contra la población que se concentra en mítines.

Estas noticias son recogidas por la mayoría de la prensa española, entre cuyos lectores se comentan con interés.

El 12 de enero de este año , Claudio Sánchez-Albornoz es nombrado rector de la Universidad Central de Madrid.

El mismo día llega la noticia que en los Estados Unidos Hattie Caraway se convierte en la primera mujer blanca en ser elegida senadora. Esta noticia es muy bien recibida por los defensores de las igualdades de las mujeres, especialmente a nivel político.

El 15 de enero de 1932, en Madrid, Niceto Alcalá-Zamora, presidente de la República, inaugura el primer edificio de la Ciudad Universitaria: la Facultad de Filosofía y Letras. Noticia que produce una gran satisfacción entre la población vinculada a la cultura y a la enseñanza.

El 21 de enero, en el Alto Llobregat (Cataluña), los anarquistas organizan una huelga general. Con lo que comienzan los disturbios sociales y luchas políticas entre los diversos grupos o sensibilidades republicanas.

Y dos días más tarde, el 23 de enero el Gobierno disuelve, en España, la Compañía de Jesús, y expropia sus bienes. Sin duda esta medida provoca una importante oposición por parte del clero y de las derechas, que, como era de preveer apoyan, esta vez sin fisuras, a los jesuítas,

En Asia el ejército japones inicia la ocupación de territorios chinos en China, tal vez aprovechando las debilidades del último emperador de China, Puyi, que bajo el apoyo y la influencia japonesa declara la independencia del estado de Manchuria. Esto sucede el 1 de febrero.

El 6 de febrero, en España se producen numerosas protestas contra la orden decretada por el Gobierno de retirar los crucifijos de las escuelas públicas.

Cuatro días más tardde, el 10 de febrero, en la Ciudad del Vaticano, el papa Pío XI recibe al dictador fascista Benito Mussolini con motivo del décimo aniversario de su ascensión al poder.

Mientras en Alemania, en esta mitad de febrero se informa que el pais alemán marca un récord absoluto en el número de parados del país: 6.126.000. En Alemania la tensión política va en aumento.

El 18 de febrero el emperador japones declara Manzhouguo (nombre chino obsoleto correspondiente a Manchuria) independiente de China. La guerrra esta servida y en marcha las repercusiones de esta declaración a nivel internacional.

El 22 de febrero de 1932 Adolf Hitler se presenta como candidato a la presidencia de la República Alemana por el Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores.

Y el 25 de febrero se aprueba en España la Ley de Divorcio, primera en la historia del país, entrando en vigor el día siguiente

El 1 de marzo de 1932 en los Estados Unidos es secuestrado el hijo de 20 meses del aviador Charles Lindbergh. Un carpintero de origen alemán llamado Bruno Hauptmann será condenado a muerte, pero más tarde se descubrirá su inocencia. La noticia alcanzá amplia repercusión en la sociedad española, siendo motivo de importante seguimiento ciudadano

El 9 de marzo de 1932 se constituye el Gobierno del Estado libre de Irlanda, presidido por Éamon de Valera, irlandés de origen español, lo que se celebra en España de forma importante.

El PCE celebra en España, el 17 de marzo de 1932, el IV Congreso, primero desde su salida de la clandestinidad a la que se vio sometido durante las dictaduras.

A primero de abril de 1932 en Alemania, el presidente Paul von Hindenburg es reelecto, derrotando por amplia mayoría a Adolf Hitler en la tercera y la última elección presidencial de Alemania (de carácter popular).

En el País Vasco, los alcaldes aprueban el anteproyecto de estatuto vasco el 19 de abril

Un español, el aviador Fernando Rein Loring sale de Madrid para realizar el primer viaje a Manila en avioneta civil. Esto sucede el 24 de abril.

En la guerra chino-japonesa, el 5 de mayo de 1932 los japoneses se retiran de Shanghái (China).

Albert Lebrun es elegido presidente de la República Francesa el 10 de mayo.

El 4 de junio de 1932 en Barcelona se acuerda instalar hornos crematorios en los cementerios para incinerar cadáveres. Las costumbres españolas van cambiando, aunque con gran disgusto del mundo tradicional católico.

Y el 18 de junio de 1932 en Italia son ejecutados los dos principales responsables de atentado contra Benito Mussolini.

 

Por lo que se refiere a la familia MACHADO RUIZ en este semestre de 1932 podemos decir:

Que en los primeros días del año, concretamente el día 9 de enero, se publica en la prensa madrileña un artículo sobre Raquel Meller, amiga de los Machado, especialmente de Manuel y de su esposa Eulalia, en el que se anuncia la presentación de la artista como actriz de comedia. Raquel, que habla correctísimamente el francés, por su trayectoria en los teatros de París se ha convertido en una de las artistas favoritas de la capital francesa.

La comedia que prepara es «Una señorita española» de Maurice Rostand y que se representará en el treatro Sarah Bernhardt de París, con una presentación a todo lujo.

Raquel comenta: «La iniciativa de esta nueva modalidad de mi arte ha sido del autor de la obra».

 

      Conviene advertir que Rostand es un ferviente entusiasta de Raquel, de la que le habló con gran admiración hace años la gloriosa Sarah Bernhardt, que adivinó desde el primer momento las admirables cualidades dramáticas de nuestra artista, para la que Rostand hizo la obra, pensando en ella.

La acción de «Una señorita española» se desarrolla en el mediodía francés, menos un cuadro que se desenvuelve en un lugar de España.

En la obra cantará y bailará según lo vaya solicitando la acción, pero tendrá un alto contenido dramático dentro de la acción de la obra. La actuación lírica y coreográfica estará marcada por la deriva natural de la acción y del carácter de la protagonista.

Seguro, se vaticina, que será un clamoroso éxito esta obra titulada «Una señorita española».

Sin duda esta noticia, de la que probablemente tuviera conocimiento de su preparación Manuel Machado, debió motivarle una agradable alegría, y más en aquellos momentos en los que el triunfo dramático de Manuel y Antonio Machado en el teatro era manifiestamente reconocido.

El día 10 de enero en la revista Crónica se publica un artículo en el que se viene a decir que la «capa española» parece va a resurgir por un nuevo uso de las mujeres, y ello cuando sólo quedaban por las calles media docena de intrépidos varones – Casero, Zamacois, Valle Inclán, Machado, Répide, Marañón etc – dispuestos a lucir su capa. Y ahora, en París, en noche de fiesta y a la salida de la Ópera Cómica, medio centenar de damas cuelgan de sus hombros desnudos capas de puro corte español, como el más espléndido complemento de sus atavíos de noche.

 

       La capa española se convierte en prenda no solamente masculina sino también femenina.

Manuel Machado, habitual en el uso de la capa, debió sentirse satisfecho con esta nueva tendencia, que las revistas anuncian.

El miércoles 13 de enero podemos leer en «La Libertad», el anuncio de un homenaje al poeta Villaespesa que se presenta ante el Presidente de la República por los organizdores, encabezados por Clavo y por Víu y Olmeda, redactores de «La Voz». El presidente se interesó vivamente y prometió asistir a la función homenaje. Esta tendrá lugar en el teatro Español el lunes 25 de enero.

 

 

      En el espectáculo, aparte del gran Borrás y su compañía, habrá lectura de poesías de Villaespesa y de los ilustres poetas Manuel Machado, Marquina, López Alarcón y Ardavín que darán la bienvenida al hermano poeta que enfermo torna a su patria después de quince años de ausencia.

No podemos olvidar que Manuel Machado y Villaespesa fueron íntimos amigos en los primeros años del siglo, cuando eran famosas las «Fiestas y juergas» de ambos, acompañados de otros amigos de aquellos años. A una de ellas, en casa de Villaespesa, acudió con Manuel el maestro Rubén Darío. Noche que se recuerda entre los asistentes de aquella velada noche.

 

      Como noticia de alcance leemos el domingo 24 de enero de 1932, e siguiente titular del diario «El Sol»: «Queda disuelta en España la Compañía de Jesús», «sus bienes pasan a ser propiedad del Estado». Recordemos que entre éstas propiedades se contaba con el gran edificio sito en la calle Areneros de Madrid (hoy 2020 Alberto Aguilera), que pasó a formar parte del Instituto Calderón de la Barca, en el que en septiembre de este año empezó a impartir sus clases de frances Antonio Machado, puesto para el que le nombraron tras solicitarlo desde Segovia. Hoy se puede ver el aula en la que daba sus clases, en la que hay una placa recordatorio de su presencia.

 

      Cumpliendo con el anuncio del homenaje a Villaespesa el diario «Luz» publica el 26 de enero una amplia reseña sobre el acto celebrado la noche anterior en el teatro Español. Se representó «El alcalde de Zalamea» de Calderón de la Barca. A continuación recitaron los poetas previstos, resultando la función tan lucida como suelen ser estos actos. Como estaba anunciado asistió el Presidente de la República.

 

      Antonio Machado había escrito en uno de sus poemas de Campos de Castilla, publicado en 1913 con el título «Hombres de españa» (del pasado superfluo) (en ediciones posteriores, «Del pasado efímero) donde cita una gesta de Carancha en el inicio del retrato satírico de un señorito andaluz (Don Guido): «Este hombre del casino provinciano / que vió a Carancha recibir un día,». Pues bien, el 28 de enero en la revista «La Fiesta Brava», editada en Barcelona, se publica en su primera página una fotografía del novillero José Gálvez apodado «Carancha», suponemos que en honor del legendario y anterior torero «Carancha», o «Cara-Ancha», cuyo nombre fue José Sánchez del Campo. José María de Cossio comentó que de no haber compartido, Carancha, la época dorada de «Frascuelo» y «Lagartijo», allá por los años de 1880, hoy sería recordado como la máxima figura del toreo de aquel tiempo. Este torero fue especialista en matar al toro de frente y con los pies quietos, recibiendo la embestida, por lo que se llama esta «suerte» «recibir».

 

      Es de suponer un cierto alago para Antonio Machado esta referencia a Carancha, aunque nuestro poeta no fuera proclive a estos sentimientos elogiosos. La verdad es que Carancha pasará a la inmortalidad gracias a la cita en el poema de Antonio Machado.

 

      Manuel Machado, de caracter extrovertido, famoso, locuaz y de gran simpatía, era invitado a muchos actos sociales y republicanos, y aquel final de enero asistió en un festival a beneficio de las Escuelas de la Casa de la República, con asistencia de las señoritas Madinaveitia y Loizaga, en el que posó con ellas y Rivera Gil y Pepe Madina. Manuel Machado siempre presente, bien vestido y distinguido

En la revista Nuevo Mundo del día 29 de enero se publica un artículo que tuvo una cierta buena acogida en la sociedad española. En relación con los problemas de Andalucía y con los problemas sociales y del orden público podemos leer en un artículo titulado «Hombres que tienen hambre; tierras que tienen sed» lo siguiente:

«No es, como en otras regiones, un problema de policía y de orden público, de profilaxis social, el problema andaluz.

Es más sencillo y acaso más profundo. Crear trabajo, movilizar riqueza, pero al mismo tiempo destruir privilegios y sembrar transigencias. El gobernador de Sevilla ha dicho: «Las derechas andaluzas son incorregibles. Se asustan y claman auxilio cuando se sienten amenazadas, y apenas se ven amparadas por la autoridad se vuelven intransigentes y se niegan a conceder nada.» Así, en un vaivén de péndulo, que va del miedo a la arrogancia excesiva, se eternizan los conflictos.

Indalecio Prieto ha visto claro, en cuanto al íomento del trabajo útil, el problema de Andalucía. No es problema primario de repartir tierras, sino de hacerlas fecundas. No de emprender obras hidráulicas, sino de hacer útiles las existentes. Valorar las tierras, pero no para que los propietarios ociosos obtengan mayor renta de ellas, sino para aumentar la producción y dar ocupación a mayor número de brazos.

Andalucía tiene en su tierra un porvenir gigantesco, de riqueza infinita. El agua de sus ríos hará de oro la campiña. Pero para eso hay que acabar lo mismo con las tradicionales codicias que con las importunas impaciencias. Que el agua fecunde aquella tierra magnífica; que sus frutos se multipliquen; que a cientos de millares de hombres no les falte trabajo en todo el año, y el fantasma revolucionario, que en Andalucía no es engendro político, sino dramática realidad de hambre, se desvanecerá por sí solo».

 

      Mientras suceden estos hechos en España, llega a nuestro país la noticia, en relación con el grave conflicto del extremo oriente que «China declara la guerra a Japón». Dos guandes paises, con inmensas poblaciones cuyo conflicto bélico afectará, antes o después, a nuestas lejanas latitudes.

Por iniciativa de la revista «Crónica» se realiza una encuesta preguntando ¿Donde cree usted que debe ser emplazado definitivamente el monumento a don Ramón de la Cruz, Barbieri, Ricardo de la Vega y Chueca? Contestan Pedro Rico, Pilar Millán Astray, Antonio Casero, Pedro de Répide y Juan G. Olmedilla.

La zarzuela, los sainetes y el género chico tienen en Madrid una innegable simpatía y afición. El mundo del teatro, sean grandes o no los locales tienen gran predicamento entre la ciudadanía.

Reproducimos el artículo.

 

      Pasamos al mes de febrero y el día 1 podemos leer en el «Heraldo de Madrid» que en un gran recital poético de la prestigiosa actriz santanderina Rosarito Iglesias, que se dió en el Lyceum Club, asistieron, entre otros, el glorioso escultor Mariano Benlliure, el excelso Manuel Machado y el marqués de Valdeiglesias (director de «La Época». Se recitaron poemas de «Lorca, Alberti, Chamizo, Rubén, Diez-Canedo, los Machado, Ardavín y Góngora.

 

      En el mismo diario y fecha se incluye como información del extranjero noticias sobre el conflicto chinojaponés, en el que se destaca que la declaración de guerra está en suspenso y norteamérica ha enviado una nueva nota de protesta al Japón. El mariscal chino Chang Kai Shek se pronuncia por mantener la resistencia, y traslada la sede del gobierno a Loyang, en la provincia de Honan.

 

      Y se constata el fracaso total de las gestiones del jefe de las fuerzas navales inglesas en China para llegar a un acuerdo pacífico.

 

      Nuevamente encontramos a Manuel Machado en un acto, en el teatro Español, en beneficio de la actriz Anita Adamuz. Intervinieron Pedro de Rápide, Manuel Machado y Enrique López Alarcón. La beneficiaria recitó algunos fragmentos de «La Lola se va a los puertos». Se representó en el teatro «Fuenteovejuna» y fue Pedro de Rápide el que narró al auditorio, con castiza amenidad de viajero culto y perspicaz, sus impresiones de espectador en Moscú de la versión rusa de «Fuenteovejuna».

 

      En el «Heraldo de Madrid», del 11 de febrero, en su primera página leemos: «1873 – 1932. La República Española conmemora en este primer año de su existencia el aniversario del ensayo republicano del 73.

No cabe duda que en la familia Machado se tuvo que valorar positivamente este recuerdo en la prensaa. No hay que olvidar que Antonio Machado y Núñez, abuelo de los Machado REuiz, fue un ferviente colaborador en la política republicana de aquellos años.

 

      El 18 de febrero Margaita Xirgu comenta en la prensa madrileña que en la segunda temporada oficial del año de 1932, en el Teatro Español, se propone representar «La duquesa de Benamejí» de los hermanos Manuel y Antonio Machado, en prosa y en verso.

 

      Por otra parte, dentro de las convulsiones sociales de estas fechas la prensa diaria se hace eco de que en casi todas las provincias, los sindicalistas de la C.N.T. y de la F.A.I. han intentado declarar, según las mismas fuentes, la huelga general revolucionaria.

 

 

      En la revista «Estampa» del 20 de febrero se publican dos artículos interesantes. Uno sobre sobre una «curiosa historia de una posada madrileña que cuenta cerca de cuatro siglos de existencia», se trata de la histórica, conocida y comentada «Posada del Peine», que tuvo su domicilio en calle que fue cambiando de nombre con el paso de los años: primero calle Vicario Viejo, luego de las Postas y hoy de Pontejos, done se alza, reformado, el legendario edificio. El otro artículo consiste en una «presentación» de un joven escritor levantino, «un cabrero poeta» llamado Miguel Hernández, del que se acompaña fotografía. Miguel Hernandez tenía veinte años y decía, en la entrevista de la revista Estampa: «Mi padre es pastor de cabras en Orihuela, y lo mismo fui yo desde los catorce años. Antes fui a la escuela, donde aprendí a leer y escribir. Lo primero que leí fueron novelas de Luis de Val y Pérez Escrich. También he leido el Quijote» y » Miró es el escritor que más me gusta y el que acaso haya influido más en mí».

El Madrid castizo formaba parte de la vida bohemia que habían tenido en su juventud los hermanos Machado, y el seguimiento literario y, más, poético español era seguido con claro intéres por ellos, en especial por Manuel desde su atalaya del Museo y Biblioteca del Ayuntamiento madrileño.

Digamos, para no caer en olvidos innecesarios, decir que en el mismo artículo se cita a otro poeta y escritor de comedias levantino, Virgilio Soler Pérez. Se destaca que solo tiene quince años y que ya ha estrenado dos comedias en su tierra natal, teniendo prontas para estreno otra cuatro más. Virgilio Soler logró su primer éxito literario en un concurso de un diario madrileño, donde le premiaron un cuento.

Por fin se acerca el estreno de la obra teatral de Manuel y Antonio Machado «La duquesa de Banamejí», y podemos leer en el «Heraldo de Madrid» del día 24 de marzo la siguiente crónica, en la que Manuel Machado hace una primera aproximación al contenido de la obra. Se dice:

«Los franceses de Angulema abandonan, por fin, España. Rafael de Riego muere en infame cadalso… Estamos en plena España romántica: 1824, aunque anterior al orto del Romanticismo literario. Duques y marqueses, frailes y abates, capitanes, bandidos, pastores, gitanas… Aristicracia y pueblo. en suma, confundidos en la pasión de la época, al igual que en los lienzos del genio del instante: Francisco de Goya.

— El asunto, el asunto – me dice Manuel Machado – es lo de menos en nuestra obra. Lo que nos interesa es haber animado sobre la escena un trozo de vida, un ambiente poblado de criaturas humanas.

— Y moverlo por modo dramático, teatral, con un interés que no nos importa llegue hasta lo novelesco — agrega Antonio Machado.

— Justo: un juego de fuerzas, de pasiones, de caracteres, de tipos… y arquetipos, si Dios se ha servido darnos aliento para tanto. Un intento, en suma, de teatro poético; o mejor dicho, de poesía dramática. Pero… sin sombras. Contrastes de luz, sí; y hasta claro-oscuos: pero no sombras, aunque haya drama y drama intenso.

— Obra clara, vital, vigorosa de ritmo y de acento. Y, sobre todo, de mucho ambiente español de finales del primer cuarto de siglo del XIX. En prosa y en verso, según requiere cada pasaje de la misma.

— Los personajes principales son: Reyes, duquesa de Benamejí – a cargo, claro está, de Margarita Xirgu, a la que auguramos, después de admirarla en los ensayos, un triunfo personal grande –; Lorenzo Gallardo, el bandido — que interpreta con romántico brío Alfonso Muñoz –; Delume, oficial francés — por Álvarez Diosdado –; el pastor Bernardo — por Alberto Contreras –; el fraile franciscano, padre Francisco — por Alcalde –; Frasco José, otro bandido serrano — por José Cañizares –; Pedro Cifuentes, bandido también, visto por el lado cómico — por Alejandro Maximino –; el magistrado Don Taseo — por Porredón –; Rocío, la gitana — por María Ángela del Olmo –; un abate — por Miguel Ortiz — … Y hombres y mujeres del pueblo, soldados, pastores, la multitud, en fin, pululante por campos y villas.

— La acción, en Andalucía, sin demarcación geográfica concreta. El primer acto, en el palacio de la duquesa; el segundo, en el corazón de la serranía; el tercero, dividido en dos cuadros, en la plaza del pueblo donde Lorenzo Gallardo cae preso y en la casa que le sirve más tarde de refugio.

— Como el vestuario, de mucho carácter, el decorado, de animado colorido, se lo debemos a Miguel Xirgu.

— Y ahora… nada más. Lo que no lleve en sí, patente, la obra, huelga que lo digamos los autores al margen del texto. «La duquesa de Banamejí» está ahí, en nuestro drama. Y para encorporarla sobre el tablado del Español, una actriz insigne, Margarita Xirgu. Lo demás deben decirlo ahora el público y la crítica.»

Firma el artículo Juan G. Olmedilla.

 

      Entre las «crónicas» y «críticas literarias» de la obra «La duquesa de Benamejí», publicadas en los días siguientes al extreno del 26 de marzo, destacamos la de la revista «Ahora» del día 27 de marzo, que bajo el título «La duquesa de Benamejí, de Manuel y Antonio Machado, en el Español» nos dice:

 

      «Este es un capitán de bandidos, rey de la sierra andaluza, bravo, generoso, galán y algo leído, porque el ímpetu de su adolescencia gimió y chirrió durante un tiempo entre las paredes de un seminario teologal. No el azar de una aventura, sinomla voz de un imperioso destino le puso fuera de la ley y le forzó a crearse un trono de la roca más alta y áspera de la serranía. Desde allí impone su justicia, expreso en estos versos, que definieron a otros como él:

«el que a los ricos robaba / y a los pobres socorría…»

Esta es una duquesa bella, joven, impetuosa y romántica que vive, sin vivir en sí, entre cortejos y fiestas.

Este es un marqués español, capitán de soldados y escudero amoroso de la duquesa.

Esta es una gitanilla apasionada y bárbara, cargada el alma con todas las luces y todas las sombras de la raza.

Y estos son un abuelo, «noble chapado a la antigua», y un abate a la francesa, y un fraile español, y un capitán galo que vino a España mandando unos cuantos de aquellos cien mil hijos de San Luis que repusieron en el trono a Fernando VII, y un pastor y unos facinerosos de catite, trabuco y patillas de «jacha».

 

      La simple enumeración de estos elementos muestra a las claras el propósito de los ilustres hermanos Machado de no hacer en esta nueva salida al campo dramático ninguna concesión a las modas transitorias del día. Ninguna novedad han dicho los mismos. «Nuestra obra ha de parecerse a muchas que se han escrito y a otras muchas que todavía han de escribirse. Sin embargo, no renunciamos a contribuir, en la medida de nuestras fuerzas, a la renovación del teatro, devolviéndole un poco de su perdida inocencia. Porque no siempre se renueva con novedades». Estas son sus palabras textualmente. Las reproducimos porque son singularmente reveladoras, como nacidas de la conjunción de dos espíritus tan penetrantes y tan lúcidos como los de estos dos grandes poetas — uno de ellos, para nuestro gusto, el más alto de los poetas españoles contemporáneos –, y porque no es lícito juzgar una obra aplicándole una medida que no se ajuste a los límites propuestos por sus autores.

 

 

 

      Los hermanos Machado han querido y han logrado renovar un viejo tema de amor, pasión y muerte en un ambiente legendario también, pero no por una interpretación modernista, apoyados en el truco, desconcertante a primera vista, fatigoso a la segunda, de mostrar las figuras desde el sesgo de un ángulo arbitrario, sino simplemente por el hecho de reducirlas a unas proporciones humanas, discretas, mesuradas, y por el hecho de hacerles hablar una prosa limpia, graciosa a ratos y a ratos unos versos puros, contenidos, fraguados en la mejor cantera poética.

 

       Pero la gran virtud de «La duquesa nde Benamejí» reside, a nuestro juicio, más que en lo apuntado, en su extraordinaria eficacia teatral. Aunque parezca mentira esto de que una obra dramática sea eso, teatro, es, hoy por hoy, una virtud digna de alabanza. Los hermanos Machado han conseguido algo más que devolverle al teatro un poco de su perdida inocencia: le han devuelto valores cuyo abandono significa desmadejamiento y sopor. Frenta al teatro de conversación y de vanos intentos psicologocos, frente al teatro de menudos conflictos domésticos, «La duquesa de Banamejí» yergue su brío, su fantasía, su choque de pasiones desmesuradas y el interérs de su intriga, que culmina en el cuadro segundo del acto tercero. Amores trágicos de una duquesa y un capitrán de bandidos. ¿Por qué no si la limpieza en el hacer y el decir los salvan, ilustran y renuevan?.

La obra debuta con unas escenas primorosamente compuestas y que sirven para fijar el ambiente dramático. Después el reencuentro de la duquesa y el «Niño del Olivar», convertido en Lorenzo Gallardo el bandolero. Salta la chispa de la pasión, y luego es el incendio que consumirá las dos vidas.

La interpretación que la compañía de Margarita Xirgu da a la nueva obra de los Machado pone de relieve una vez más el cuidado de una dirección experta.

Margarita Xirgu expresa con la maestría de sus grandes cualidades toda la gama de reacciones dramáticas que el personaje conlleva, desde la inconsciencia femenina del primer acto hasta la muerte en el final, efecto conseguido sobria y certeramente.

Alfonso Muñoz logró un gran triunfo en el bandolero Lorenzo Gallardo. El ímpetu, la pasión, el arrebato del personaje, encontraron en el notable actor un intérprete perfecto. Ha sido este papel uno de los mejores que le hemos visto hacer. Muy bien asimismo Maximino en los dos papeles que le tocó representar. Afortunado Ortiz en el pulcro abate. López Lagar dio la firmeza debida al capitán amante y perseguidor del bandido, y Diosdado compuso bien la figura del capitán francés. La señorita del Olmo dió discretamente la réplica a la señorea Xirgu.

 

      A pesar de estas buenas nuevas llega el día 13 de abril con la noticia que el Consejo de Ministros autoriza la importación de cincuenta mil toneladas de trigo para atender necesidades urgentes y se suspende la presentación de instancias para compra y parcelación de fincas en las provincias afectadas por la Reforma Agraria.

Mientras en el ámbito de la canción popular, simpática y con ciertas notas de picardía, una de título «La Basilisa», cuya letra es de Francisco Machado, (que ya había registrado casi un centenar de letras) sigue siendo un comentado éxito en su mundo musical, y su interprete, Aurelia Ballesta (Aurelita Ballesta), que grabó la canción (y se conserva la grabación) sigue con éxito sus actuaciones en el escenario de Maravillas.

Resulta curioso que a fecha de hoy, 2021, sigue la canción (sin identificar a los autores de la música y de la letra) siendo repetida frecuentemente en el ámbito de la música tradicional y folklórica en muchas fiestas populares de muchos pueblos de España, especialmente en zonas del norte de la península, singularmente en la zona cantábrico-asturiana.

En el mundo de la política internacional prosigue su ascensión en Alemania Adolf Hitler, hablandose de un probable golpe de estado militar. La realidad es que Hindenburg es reelegido presidente del Reich por más de diecinueve millones de votos, aunque Hitler alcanza los 13.400.000 votos, es decir el 36,8 por ciento, frente al 52,1 del ganador. Pero es de destacar que Hindenburg aumenta sus votos respecto a la primera vuelta en 708.000, mientras que Adolf Hitler aumenta en 2.078.000 votos.

 

 

      Pero el mundo no se para, sigue, y en España se anuncia que con ocasión de la Feria de Abril de Sevilla actuará en esta ciudad el eminente pianista Rubinstein que ofrecera en la ciudad sevillana varios recitales.

 

      Y llega el verano y en sus cercanías se pregunta en la prensa a Lola Membrives por su opinión sobre las salidas al escenario de los autores para recoger aplausos del público, a lo que contesta que es dificil suprimir esta arraigada costumbre, y que puesto que da más que quita valor al éxito, cree que deben seguir saliendo a recoger el aplauso del público, cuando el éxito es extraordinario.

La misma pregunta se formula a Manuel Machado, que dice que establecida hace mucho tiempo esa costumbre, y como quiera que lo que se usa no se excusa, entiende que el autor, al salir a escena, realiza un acto de cortesía para con el público que reclama su presencia, siempre, ¡claro está! que la llamada del público sea insistente y unánime.

Con la llegada en firme del verano se publica un artículo, que reproducimos, sobre Manuel Ruiz Zorrilla, del que se guardaba buena simpatía en la familia Machado, al haber sido Antonio Machado y Núñez un buen amigo suyo y un seguro seguidor de su partido Radical Federalista, en el que participó con asiduidad.

Deja un comentario