La familia MACHADO RUIZ en la prensa del segundo semestre de 1933.

 

LA FAMILIA MACHADO RUIZ EN LA PRENSA DEL SEGUNDO SEMESTRE DE 1933.

El 8 de julio de 1933 el vicecanciller alemán Franz von Papen y el secretario de Estado de la Santa Sede Eugenio Pacelli (futuro Pío XII) firman el concordato entre los países que representan. Los alemanes buscan mejorar su imagen entre los catóilicos y el Vaticano busca asegurar una no ocupación de sus territorios papales.

El seis días más tarde en Alemania, el Partido Nazi se convierte oficialmente en el único partido legal de, aunque los principales partidos políticos alemanes ya se habían disuelto al ceder ante la presión nazi.

El 24 de julio de 1933 en España se conoce la sentencia contra la «Sanjurjada» con penas que oscilan entre 22 años de prisión mayor y 3 de reclusión menor. Hubo muchas absoluciones.

En América Central, en Cuba, el 26 de julio, el presidente Gerardo Machado otorga una amnistía y restablece las garantías constitucionales.

Mientras en Europa, el mismo día de 1933 el Gobierno del Reich promulga una ley de esterilización con el fin de mejorar la raza alemana. Las futuras intenciones de los «nazis» empiezan a manifestarse claramente.

El 27 de julio de 1933 el Gobierno de la Segunda República Española reconoce a la Unión Soviética, restableciéndose las relaciones diplomáticas entre ambos paises. España nombra embajador en Moscú a Julio Álvarez del Vayo.

En otras latitudes, en Asia, el 4 de agosto de 1933 en la India, el Gobierno británico encarcela al líder indú Mojandas Gandhi por su llamamiento a la desobediencia civil.

Mientras el 5 de agosto Polonia y la Ciudad libre de Dánzig suscriben un acuerdo sobre la utilización del puerto de la ciudad. Es un paso para justificar la intervenciób alemana en aquella ciudad portuaria del Báltico. Las estrategias territoriales alemanas van consolidando sus posiciones de cara a sus objetivos a corto plazo.

El 7 de agosto de 1933 en la masacre de Simele (Irak), más de 3000 iraquíes de origen asirio son asesinados por soldados iraquíes. Los conflictos armados van aumentando y los territorios afectados son cada vez mayores.

En España el día 3 de septiembre de 1933 Alejandro Lerroux forma un nuevo gobierno.

El los mares del caribe, en Cuba, Ramón Grau San Martín accede al poder e impone un Gobierno dirigido por Fulgencio Batista.

En Alemania, el poder del Partido Nazi aumenta y el 5 de octubre se establece el control absoluto de la prensa.

Ese mismo día de 1933 en Cuba se estabiliza el golpe de estado del dictador Fulgencio Batista, y en la barriada de Luyanó (La Habana), bandas fascistas del ABC asesinan al dirigente obrero Luis Milián Hernández, miembro del Comité Central de la Liga Juvenil Comunista.

Ante este panorama de incidencias de origen político antidempcrático, el 17 de octubre el científico judeo alemán Albert Einstein escapa de la Alemania nazi y llega a estados Unidos, donde vivirá el resto de su vida como refugiado. Obtiene un puesto en el Instituto para Estudios Avanzados, en Princeton.

El 19 de octubre de 1933 Alemania vuelve a mover ficha y renuncia a mantenerse en la Sociedad de Naciones.

Y con este caríz político el 29 de octubre de 1933, en Madrid, en el teatro de la Comedia, José Antonio Primo de Rivera pronuncia el Discurso de fundación de Falange Española donde establece las bases del pensamiento joseantoniano, claramente similoar al de Mussolini y al que presenta Hitler.

En el País Vasco el 5 de noviembre se aprueba en referéndum el Estatuto vasco.

En Kabul (Afganistán), durante una ceremonia de graduación en un instituto de enseñanza secundaria, un hombre armado con una pistola Colt M1911 calibre 45 asesina al rey Mohammed Nadir Sha. Le reemplazará su hijo, Mohammed Zahir Sha (1914-2007).

El 17 de noviembre de 1933 el Gobierno de Estados Unidos reconoce a la Unión Soviética (creada en 1917).

El 19 de noviembre de 1933, en España se celebra por primera vez el sufragio universal en las Elecciones Generales y las mujeres españolas tienen por primera vez el derecho a votar. Ganan las elecciones los partidos de derechas.

El 5 de diciembre de 1933 en Estados Unidos se abole la Ley seca, que prohibía la venta y consumo de bebidas alcohólicas y estuvo en vigor durante 13 años.

 

Y volviendo a la familia Machado.

todos viviendo ya en Madrid, en sus respectivas viviendas ya indicadas; hay que decir que la fama y el prestigio de Manuel y Antonio está en su nivel más alto, recibiendo todo tipo de parabienes, honores, reconocimientos y homenajes.

 

—–     Así, Virgilio Antonio Novoa Gil publica en el diario «La Libertad» del 2 de julio

 

—–     El problema que surge con las demandadas amnistías queda definido en este cabecera de la página 7 del diario «AHORA» del día 12 de julio de 1933.

 

El presidente del gobierno español, Sr. Azaña, no considera oportuna una amnistía general, ni tampoco amplia, solo, dice, estar dispuesto a conceder amnistías por los llamados delitos de opinión, por lo que el debate sobre una amnistía general queda suspendido de raiz, al menos por lo que se refiere a este gobierno.

Siempre que hay cambiios importantes en política, especialmente en cuanto a mandatarios, la opinión pública se ve ilusionada por el deseo de una amnistía amplia, pero este no fue el caso de conformidad con las ideas del presidente del gobierno, que es el que tiene que concederlas o plantearlas.

 

 

—–     El día 15 de julio de este año de 1933 la madrileña Revista Gráfica «Estampa» publica un artículo en el que se pregunta a Juan Ramón Jiménez, a Jacinto Benevente, a Antonio y a Maniel Machado, finalizando con Pedro Muñoz Seca, por «lo primero que escribieron nuestros grandes autores».

Sobre Antonio Machado se escribe: «El es tal como lo pintó el poeta de América, que dijo en verso su gesto «misterioso y silencioso», y de su mirada «que era tan profunda que apenas se podía ver». Por otra parte, su pergeño fué bien retratado por él mismo: «ya conocéis mi torpe aliño indumentario».

-Yo comencé a publicar mis versos en revistas de vida breve, que nadie recuerda ya, y que, desde luego, se han perdido completamente: Renacimiento, Juventud, Mundo Latino, Helios, Electra... Antes de todo eso, aún escribimos mi hermano y yo una revista de broma que se titulaba La Caricatura. Esto fué en el año 1895. Entonces me firmaba yo con el seudónimo de Cabellera, uno de los graciosos del teatro clásico, me parece que en una obra de Tirso de Molina. Después, ya en 1903, recogí mis versos dispersos en un volumen que se llamó Soledades. ES cuando publiqué ya en grandes revistas: España, sobre todo.

-¿De modo que una primera página suya…?

-Es dificil que usted encuentre alguna de aquellas revistas en que comencé. Pero es lo mismo. Aquellas composiciones las recogí en Soledades. He aquí una poesía de esa primera época.

Y leimos…

Estamos en su saloncito, lleno en los muros de obras de buena pintura, de su casa de la calle de General Arrando. Un sol tardeño ciñe la cabeza desaliñada y triste de Antonio Machado, qque tiene algo de corazón, como laa mascarilla de Beethoven.

La poesía se titula Hastío:

 

Pasan las horas de hastío

por la estancia familiar,

el pobre cuarto sombrío

donde yo empecé a soñar.

 

Del reloj arrinconado,

que en la penumbra clarea,

el tic-tac acompasado

odiosamente golpea.

 

Dice las monotonía

del agua clara al caer:

un día es como otro día,

hoy es lo mosmo que ayer.

 

Cae la tarde. El viento agita

el parque mustio y dorado:

¡qué largamente ha llorado

toda la fronda marchita!

 

 

Sobre Manuel Machado: «Arrellanados en unas butacas en esta sala con retratos antiguos – uno de ellos, émulo de Esquivel, pintado por la abuela de los Machado – y en que Manuel conserva un casco de la Gran Guerra, hablamos de sus comienzos.

-Lo primero que escribí, y es caso curioso, fué en colaboración con mi hermano Antonio. Eran obras de teatro, cuyos originales no conservamos ni él ni yo. ¡Quién sabe dónde estarán!. Comenzamos colaborando para el teatro, y luego dejamos correr el tiempo, cada uno embebido en su obra – tan diversa -, sin pensar en colaborar de nuevo…, hasta ahora, hará unos años, que comenzamos con Julianillo Valcarcel, Las Adelfas, etc.

-¿De modo que una primera página de usted…?

-Muy dificil de hallar. Mi primer libro de versos, que se titulaba Alma, es de 1900. Estaba en París. En ese volumen recogí todo lo de mi juventud, lo mejor de mis años: de los veinte a los treinta.

-¿Había tradición literaria en su familia de ustedes?.

-Claro, claro… Mi padre, Antonio Machado, como mi hermano, fué un excelente folklorista. Tiene un volumen de folklore, que usted puede leer en la Biblioteca Nacional. Fué el primero, en España, que se ocupó del alma popular. Aunque no seguí yo esos derroteros, ello se trasluce en mi obra. También en la de Antonio…

Tras unos momentos más de animada charla me despedí del poeta. No teníamos esperanza ya de hallar nada suyo de sus primeros tiempos; pero, en la Hemeroteca Municipal, repasando la revista La Vida Literaria, del año 1898, hallamos, de pronto, un soneto de Manuel Machado. Al día siguiente fuimos a leérselo al poeta. en la Biblioteca del Hospicio, en Fuencarral, donde Manuel Machado trabaja, y se sonrió del hallazgo: él ni lo recordaba…

-Tendría yo entonces unos quince o diez y seis años…

He aquí el soneto:

LO QUE DICEN LAS COSAS

Son voces sin cadencia, melodías

sin principìo ni fin, suspiros, notas

que salpican el aire como gotas

de fantásticas. tenues armonías.

Son como sueños, nubes, fantasías,

visiones de humo en el ambiente rotas

por siempre vagas, parasiempre ignotas,

crepúsculos de penas y alegrías.

Pero hay un canto plácido o terrible

con palabras hermosas y secretas

en las cosas aque son… intraducible.

Armonía de notas incompletas

que responde a ese amor de lo imposible

de que viven y mueren los poetas.

 

 

 

 

 

—–     Sin embargo el poeta no recordaba que él, Manuel Machado, contaba con diecisiete años y cuatro meses cuando se publicaron sus primeros versos, al menos los primeros por mi localizados, el 22 de diciembre de 1891. En esta fecha publica en el núm 23, página 273, del tomo III de la revista “EL ALBUM IBERO AMERICANO”, cuya directora era Concepción Gimeno Flaquer, un soneto, titulado «A la luz», fechado «Madrid, diciembre de 1891», que reproducimos, con fotografías de la revista, en este blog en entrada del 12 de agosto de 2020.

Un año mas tarde, el día 30 de noviembre de 1892, en la página 241 del núm. 20, tomo IV, de la misma revista publica otro poema, que como el anterior creemos no se vuelve a publicar. El poema leva el título de  «…YA NO!». La firma, Manuel Machado, no lleva fecha en este caso. Como curiosidad indicamos que en este número de la revista «El album Ibero Americano», publica, en las páginas 237 y 240, su gran amigo Antonio de Zayas otro poema titulado «Las cuentas del Gran Capitán».

En número diferente de la revista «EL ALBUM IBERO AMERICANO», de 7 de diciembre de 1992 y 14 de enero de 1893 respectivamente se publican dos poemas que deben ser considerados como poemas recuperados, y desde luego, entre los primeros escritos y publicados por nuestro poeta sevillano.

Y resaltamos su origen sevillano por ser a esta ciudad la dedicatoria y el título del poema de enero de 1893: «A Sevilla».

El primer poema, el publicado en diciembre de 1892, lleva el título: «A España en el siglo XIX».

Tenemos que destacar que en el artículo de la Estampa se aprecia un error en los recuerdos del poeta al decir que, en la referencia al poema que se cita de «La vida literaria», él tenía quince o dieciseis años, cuando en 1898 tenía 24 años. Sí tenía 17 años en 1891 y 19 años en 1893. Sin duda confundía fechas y recuerdos de aquellos años de su primera juventud.

Estos datos y artículos a los que nos referimos se pueden leer en los «post» publicados el 12, 13 y 14 de agosto de 2020 en este mismo blog https://www.antoniomachado.blog

Y como dato de «investigación machadiana» de posible e importante alcance, tenemos que analizar las siguiente palabras de Manuel Machado en este artículo de «La Estampa» del 15 de julio de 1933. Nos referimos a : «Lo primero que escribí, y es caso curioso, fué en colaboración con mi hermano Antonio. Eran obras de teatro, cuyos originales no conservamos ni él ni yo. ¡Quién sabe dónde estaran!. Comenzamos a colaborar para el teatro, y luego dejamos correr el tiempo, cada uno embebido en su obra – tan diversa -, sin pensar en colaborar de nuevo… hasta ahora, hará unos años, que comenzamos con Julianillo Valcarcel, Las Adelfas, etc.».

Estas manifestaciones nos hablan de teatro escrito en colaboración con Antonio. Nos hablan de sus primeros escritos, por lo que hemos de situarlos hacia 1890 o algunos años, pocos, después. (deducimos que entre 1890 y 1898).

Nos dice que no conservan, ni él ni Antonio estos escrtos de obras teatrales, por lo que piensa que será dificil recuperarlos. Y así es probable que suceda. Pero reafirmando estas palabras de Manuel Machado, publicamos en este blog una parte de una «biografía sucinta» de Antonio y Manuel Machado escrita por su hermano (que era mi abuelo) Francisco Machado.

Sobre esta biografía y su contenido, mi madre, Leonor Machado, me contaba que su padre le decía que sus hermanos, Manuel y Antonio Machado, en años de su juventud escribieron conjuntamente algunas obras para el teatro, ahora totalmente desconocidas, olvidadas y de las que no se conserva ningún texto, que se sepa.

    Me contaba mi madre que una de ellas se titulaba “Mar de fondo”  y que estuvo a un día de ser estrenada en Madrid. Suponemos, pues no recordaba la fecha que le dijo su padre, que entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX, y que su padre decía que a partir de esa fecha pasaron muchos años hasta que volvieran los hermanos a escribir obras para el teatro.

    Añadía mi madre, en sus recuerdos de las palabras de su padre, que un día se ensayó, de forma general, la obra «Mar de Fondo» y que al día siguiente se iba a estrenar en un determinado teatro del que no recordaba el nombre. Que el ensayo había sido un  clamoroso éxito, pero que esa noche surgieron graves discrepancias entre los empresarios, que eran dos, y que éstos decidieron cerrar el teatro y suspender definitivamente todas las actuaciones que tenían programadas. En otras palabras: disolvían su colaboración empresarial. Sí recordaba que uno de los empresarios respondía al nombre de Aurgui. Que el previsto día del estreno, con gran parte de las entradas vendidas, lo que apareció en las puertas del teatro era la información de la suspensión de la obra y que aquellos que tuvieran ya la entrada adquirida podían pasar por taquilla a recoger el importe pagado.

    También recordaba mi madre que su padre le comentó que la música de la obra “Mar de fondo” era del maestro Corvino (que fue padre y abuelo de los dos grandes violinistas de dicho apellido).

    Volviendo a “Mar de fondo” hemos investigado, a nuestro nivel no profesional, sobre los datos que nos han llegado oralmente, y hoy podemos decir:

Que La referencia recibida sobre que la música de la obra “Mar de Fondo” nos dice que fue escrita por el “maestro Cervino” y ésto nos permite deducir las siguientes conclusiones:

  1. el “maestro Corvino”  (padre del reconocido gran violinista Abelardo Corvino)  fue el autor, entre otros treabajos, de varias composiciones musicales para libretos del llamado “Género Chico”, género que tuvo una gran aceptación popular entre las muchas representaciones que en los teatros se dieron en los años comprendidos de 1895 a 1915, obras que fueron acogidas, principalmente, en casi una docena de escenarios madrileños existentes en aquellos años, por lo que es mas que probable que el citado “maestro Corvino” sí fuera el autor de la música que acompañara la supuesta obra teatral de los hermanos Machado titulada “Mar de Fondo”.
  2. Que si admitida esta colaboración entre los Machado y Corvino en una obra que uniera texto y música, (lo que va perfilando el tipo o género de la obra), y que las referencias familiares que en estos momentos manejamos sobre el tema se remiten a trabajos literarios realizados en años juveniles de Manuel y Antonio Machado, podemos empezar a considerar que estamos hablando de una obra teatral escrita entre 1890 y 1910 y perteneciente al llamado “Género Chico”. Y probablemente en los años finales del siglo XIX.
  3. Que esta aproximación a los posibles años de creación, y al género, se puede corroborar con las manifestadas referencias , que, decepcionados los hermanos Machado con la suspensión del estreno de su obra, éstos tardaran muchos años en volver a escribir obras para el teatro.
  4. Por otra parte sabemos de la afición que los dos hermanos tenían por el teatro, tanto como autores como por la actuación en breves y sencillos personajes de algunas obras, tanto en Madrid como en pueblos cercanos a la capital. Tampoco podemos olvidar la gran amistad que tuvieron durante toda la vida con Ricardo Calvo y con Antonio de  Zayas (que con los años sería Duque de Amalfi) y la vinculación que todos ellos tuvieron, en algunos años, con el mundo teatral.

Este interés por el teatro, que se dio desde sus primeros años de juventud, puede coincidir con la creación de esta posible obra, “Mar de Fondo”, y por lo tanto a su pertenencia a este género de teatro medio cómico, casi sainetesco, que musicalizado, fue llamado “Chico”.

  • También se recuerda que uno de los empresarios que iba a presentar la obra en teatro (que por ahora desconocemos) respondía al nombre de “Aurgui”, o tal vez “Aurgi”, que podía ser nombre propio, apellido o nombre comercial al coincidir con el nombre romano de la ciudad de Jaén.
  • Finalmente al confirmar los recuerdos de Leonor Machado, con los escritos por su padre Francisco Machado, en una de las “Biografía sintética de Antonio Machado, por su hermano Francisco”, que manuscritos se conservan de Francisco Machado, (en número superior a más de dos mil, algunos repetidos de forma manuscrita por el autor).

Ahora como prueba de lo dicho nos remitimos a los breves pasajes manuscritos de estas biografías sintéticas de Francisco Machado, que aluden a esta obra “Mar de Fondo” escrita por sus hermanos Manuel y Antonio, que figuran en el artículo de este blog publicado, como hemos dicho, el 4 de enero de 2021.

Resumiendo, si no se conservan los textos de estas obras, o así parece, habrá que seguir las pistas de las partituras, en principio del Maestro Corvino, pues si el día anterior al previsto estreno de la obra ésta se leyó ante los actores, autores, empresarios y algunos amigos, es de suponer que la partitura musical estuviera ya impresa y editada. ¿Conservatorio? ¿Sgae?, ….. Busquemos, aunque ahora el Covid-19 nos lo ponga difícil, por las restricciones de movimiento.

 

—–     Evidentemente, este artículo tuvo que ser leido por Antonio y Manuel Machado en aquellos días del verano de 1933, y sin duda tuvo que afectarles al recordar tiempos, aunque ya pasados, siempre presentes en ellos.

Se observa el discreto y modesto despacho, su mesa de trabajo, de D. Francisco en la Institución Libre de Enseñanza, la foto en el jardín con Ricardo Rubio y Manuel Bartolomé Cossio, una foto en la finca de Fiz (Coruña) de los Viqueira con una hija de Cossio, ¿Natalia o Pilar?, o aquella foto de un rincón del jardín de la INLE, con alumnos y profesores. Recuerdos para siempre en los Machado.

Hoy podemos decir que Manuel Machado olvidaba los versos, poemas, que publicó siete años antes, en 1891, cuando contaba con diecisiete años y cuatro meses sus primeros versos, al menos los primeros por mi localizados, el 22 de diciembre de 1891. En esta fecha publica en el núm 23, página 273, del tomo III de la revista “EL ALBUM IBERO AMERICANO”, cuya directora era Concepción Gimeno Flaquer, un soneto, titulado «A la luz», fechado «Madrid, diciembre de 1891», que reproducimos a continuación con fotografías de la r

 

 

 

—–     Y regresamos a la vida política de aquella España de 1933. En la revista «Mundo Gráfico del día 27 de julio, leemos un reportaje y entrevista a Angel Pestaña, lider sindicalista en Cataluña, de amplio recorrido como político y activista de la C.N.T. y en su caso de la F.A.I. en el que manifiesta que «Los Sindicatos obreros no pueden admitir como tácticas de lucha ni el terrorismo ni la acción de grupos, y condenan el atraco». La entrevista se efectuó en 1933 en Barcelona.

 

—–     Ante la creciente tensión y críticas al presidente de Cuba, Gerardo Machado, éste firma una Ley de Amnistía y restabñece las garantías constitucionales, aunque manifiesta su propósito de mantenerse en la Presidencia hasta que termine su mandato. Estamos a 27 de julio de 1933, poco sabía de la escasa permanencia que iba a tener en su puesto,

 

—–     En la India sigue encarcelado Mahatma Gandhi, esperando que sea condenado a dos años de carcel. La independencia de la India esta en marcha irreversible. Lenta, tal vez, pero con paso firme a pesar de los deseos de los ingleses en sus planteamientos coloniales.

 

—–     Y en Cuba se desata la revuelta contra el presidente Gerardo Machado. El día 12 de agosto, por la tarde, parece todo decidido, La totalidad del ejército le dice al presidente que tiene que irse, que no tiene el apoyo del ejercito y que la dimisión es inevitable.

El día 13 el dictador Machado abandona Cuba, en aeroplano, con destino a las islas Bahamas. Su guardia personal y secreta es abatida, mientras reina un entisiásmo delirante entre la población, que ocupa las calles con alegría.

Y este mismo día es proclamado presidente provisional de la República cubana el señor Céspedes Ortíz.

 

—–     Y con fecha 17 de agosto se lee en el «Heraldo de Madrid», y obviamente en el resto de la prensa diaria, que se prepara «un homenaje nacional a Blasco Ibañez con motivo del traslado de sus restos a tierra española».

Hoy y desde hace muchos años esta noticia nos recuerda que los restos de Antonio Machado descansan en tierras francesas. En aquellas fechas de 1933 se decía que muchas gentes de toda España mostraban extrañeza por la tardanza en que los restos de Blasco Ibañez no estuvieran ya en tierras españolas, máxime después de haber recobrado los españoles su libertad, condición que pudo Blasco Ibañez para ello.

 

—–     LLama la atención en todo el mundo, y en España también, la postura pacifista de Gandhi en su lucha por la libertad de su país, la India.

 

—–     Tal y como estaba previsto en las últimas aproximaciones a la fecha de la entrega de la nueva Cárcel de Mujeres de Madrid, el 30 de agosto de 1933 ésta se produce definitivamente.

Primero fue la firma del Acta de recepción, firmada entre otros por Victoria Kent, en presencia del otras autoridades, luego la efectiva toma de posesión por los técnicos y profesionales que iban a desempeñar su trabajo en ella, siempre siguiendo las nuevan corrientes penitenciarias e ideas sobre la rehabiltación de la población reclusa y sobre una vida, en aquellos centros, lo más correcta, humana y adecuada a los objetivos buscados y deseados.

En esta fotografía vemos, señalado con el número 2, a D. Francisco Machado Ruiz, nuevo director del centro.

 

 

 

A la derecha vemos nuevamente a D. Francisco Machado Ruiz. Victoria Kent firma el acta de recepción de la nueva prisión de mujeres.

En las fotografías siguientes se recogen tomas que enseñan las instalaciones del recién inaugurado centro, publicadas por diversos diarios y revistas.

 

 

 

—–     El diario «La Voz», del 12 de septiembre, reproduce una fotografía collage de los miembros del nuevo gobierno, encabezado por D. Alejandro Lerroux García, entre los que destacan como ministros, en Estado D. Claudio Sánchez Alñbornoz y en Gobernación D. Diego Martínez Barrios.

——     Mientras encontramos en el diario «Luz» un breve reportaje sobre la «Laguna Negra» soriana y sus leyendas, y como no una amplia referencia a Antonio Machado y a su romance desarrollado en parte en la laguna negra, que tituló «La tierra de Alvargonzalez»

 

—–     En argentina, en la revista «Caras y Caretas», el día 23 de septiembre se publica una poesía de Antonio Machado, que llevaba el título de «Meditaciones rurales». Acompaña la poesía, en la misma página otra de su buen amigo José Moreno Villa.

 

—–     Pasando a noticias sobre Manuel Machado encontramos en la revista «Crónica» del 8 de octubre un amplio reportaje sobre su presencia en la inauguración de un local, restaurante o taberna, en Madrid, de ambiente andaluz, con vino, del sur, «pescaito frito» y «coquinas» que es regentado la actriz Carmen Caballero, acompañada por las también actrices Carola Fernan-Gómez y Manolita Ruiz. A Manuel Machado le acompaña el amigo periodista Olmedilla.

 

 

 

—–     Hay un artículo publicado en «La Voz» de Madrid, el 9 de octubre de 1934, en la página 4, escrito por Rafael Narbona, es un muy buen trabajo sobre Manuel Machado, en el que cuenta, con palabras del poeta, aquellos años de juventud finiseculares, en la bohemia madrileña y parisina. Pero mejor es copiarlo íntegramente. Dice:

«Lo que eran los autores a los veinte años. El gran poeta Manuel Machado».

«La Juventud se asoma a los abismos de la vida con el pecho abierto a todas las emociones y la ilusión en alto en todas las empresas.

¡Juventud soñadora y romántica, sedienta de aventuras y anhelante de victorias triunfales!… Juventud inquieta y pensativa, abstraida unas veces en la interrogación del «perqué» de las cosas e impetuosa otras, con el optimismo arrollador de la edad juvenil…

Los horizontes se vislumbran a lo lejos, desdibujados de incertidumbres, y en el presente palpitan ansias de glorias deslumbrantes que más tarde dejarán tal vez en el espíritu la inevitable amargura de los desencantos.

Así la juventud del gran poeta Manuel Machado. Juventud aromada de versos, vibrante de ritmos, bordada de ensueños. Juventud pintoresca, buscadora de almas en tertulias ávidas «por ser», saturada del afecto íntimo de compañeros que emprenden un mismo éxodo, hermanadas por idealismos, por espiritualidades, por esperanzas alentadoras…

Vida madrileña de últimos de siglo. Bohemia impoerante, romanticismo decadentista, existencia lenta y tempestuosa a un tiempo, evocadora de viejas melancolías murgerianas…

Los artistas se sienten atraidos por París, foco del intelectualismo, en donde Rubén Darío, «el poeta divino», tiene su cetro de príncipe de las rimas…

Y allá van los hermanos Machado — los dos, grandes poetas — , como otros diversos escritores, a enrolarse en el ritmo de la vida parisiense, de vibraciones múltiples…

Y a su regreso a España, sus bellísimos versos, de un sabor clásico hoy, escandalizarán a los críticos de entonces, que los juzgarán hasta con cierto desenfado de «poesías modernistas»…

Manuel Machado se repliuega en si mismo, como para arrancar de su memoria el recuerdo de aquella época.

-A mis veinte años — dice al fin, ofreciéndome amablemente un cigarrillo — estudiaba mi carrera de Filosofía y Letras, un poco abandonada por mis actividades literarias. Actividades que florecieron a los quince años, en los que hasta los dieciocho años escribía comedias y versos, que luego rompía.

Teníamos una tertulia en casa de Ricardo Calvo, formada por mi hermano Antonio, Calvo y Antonio Zayas, hoy duque de Amalfi. En ella hablábamos sobre lo humano y lo divino. Todos escribíamos poesías líricas, todos nos las leíamos mutuamente ¡y «todos también» las rompíamos!… Nuestra mayor afición era el teatro, teatro que escribíamos asimismo para ser representado por nosotros: éramos, pues, actores y autores a la vez; pero en todo ello, en todas nuestras «obras», el cesto de los papeles era por entonces «imprescindible»…

La trinca asistía también a la casa del gran sabio Eduardo Benot, situada en la calle de Villamagna, número 6. Don Eduardo nos convidaba a café, y recíprocamente nos leíamos nuestros versos. Estos daban lugar a grandes discusiones sobre la poesía clásica, que él defendía, y la nuestra, llamada por entonces modernista, que hallaba entre nosotros los más entusiastas paladines; y aun cuando nunca llagábamos a un acuerdo recogíamos siempre sus provechosas enseñanzas.

Me eduqué en la Institución Libre de Enseñanza, bajo la dirección del inolvidable maestro Giner de los Ríos. Deseando dar validez a mis estudios académicos, marché a Sevilla.

Mas tarde, vuelto a la Corte, me dirigí a París a ampliar mis estudios de literarios; y aunque iba con recursos propios trabajé en en la casa Garnier Hermanos, que había hecho más de cien millones de francos con literatura española en América.

Traduje diversas obras del francés y me relacioné con grandes escritores, como Jean Moreás, George Courteline, Laurent Talihade, etc. Representé en el Gran Guignol de París, con Lola Noir, una pieza en un acto de Courteline, que yo mismo traduje y que dirigió el propio Courteline.

En medio de aquella existencia de estudiante, llegué a adentrarme de tal manera en la vida parisien, que más que un ciudadano de París fui un ciudadano de Montmartre. Era en la época deliciosa de la revisión del «affaire» Dreyfus…

En aquel tiempo pasé los mejores años de mi juventud: tuve aventuras galantes, algunas de ellas aludidas en mi libro «El amor y la muerte». Vivimos en una casa del Faubourg Montmartre — en el número 9 — abierta al amor y a la bohemia, Gómez Carrillo, Rubén Darío y yo. En ella tuvimos como huésped una temporada a Amado Nervo.

Recuerdo que una vez en que Rubén Darío llegó en coche, atento a sus preocupaciones, se olvidó del coche. Cuando al día siguiente salió a la calle se encontró con que el mismo le aguardaba aún…

En nuestra vida de estudiantes y de artistas, las mujeres que conseguíamos no nos costanban dinero; pero cuando ellas lo necesitaban, unas se iban a Rusia con un príncipe y otras a Norteamérica con algún millonario…

«La Rusia de los zares –exclamaba con algún rencor Manuel Machado — nos arrebató algunas mujeres…»

Gómez Carrillo y yo, perdidos por los rincones de algún viejo café, lo comentábamos con una melancolía altiva, un tanto desdeñosa: «Esas ingratas que nos abandonan ¡por un príncipe!…

-Finalmente — prosigue después de una pausa el poeta –, en un hotel de la rúe de Vasgirard, escribí mi primer libro de versos: «Alma», que se publicó en Madrid en 1901, y que contenía en embrión toda mi obra poética.

¡Todo lo escrito después en poesía no ha hecho sino aumentar las páginas de aquel libro de mis veinte años!… ¡Como lo vivido!…

 

También anotamos que Manuel Machado habla en esta seudobiografía que sus primeros trabajos literarios fueron algunas poesías y fundamentalmente «obras» de teatro, comedias, que incluso ellos representaban. ¿De estos escritos teatrales surgieron las «Obras» de teatro que compuso en colaboración con su hermano Antonio?.

 

—–     En la página 2 del mismo diario y día, se dice que el Sr. Martínez Barrios forma un gobierno de concentración republicana, con exclusión de los socialistas

 

—–     Y en otro diario de esa fecha se publica una referencia al nuevo Presidente del Consejo de Ministros. «De la casa del Pueblo de Sevilla a la Presidencia del Consejo nde Ministros».

 

—–     La gran actriz Adamuz, posa con Manuel Machado, Angel Lázaro y Luis Fernandez Ardavín.

 

—–     El abogado y diputado D. Eduardo Ortega y Gasset, hermano mayor de José Ortega y Gasset, escribe el siguiente rtículo comentando la situación política española en aquellas fechas.

 

 

—–     El día 28 de noviembre de 1934, el diario «Ahora» publica un artículo del Sr. Gordón Ordás en el que aboga por una formación de un gran partido republicano de izquierdas. y parece que ante las próximas elecciones así se piensa en distintas formaciones poilíticas.

 

 

—–     Sobre Luis de Oteiza.por Rafael Narbona.

 

      Nuevamente encontramos a Rafael Narbona escribiendo para su serie «Lo que eran los autores a los veinte años», y en esta ocasión el protagonista es Luis de Oteiza, que cuenta sus primeras tertulias en el Café de Levante, en la calle Arenal, en la que participaban los hermanos Machado, Villaespesa, Zayas y Ricardo Calvo, también Rubén Darío.

—–     Por otra parte leemos en «Luz» del 22 de diciembre que «La poesía joven triunfa en el Concurso Nacional de Literatura» en el que Vicente Aleixandre gana el premio mayor.

 

—–     Finalmente, acaba el año con la noticia del fallecimiento del Sr Maciá. Una multitud se sumó al cortejo de la comitiva del sepelio, al que acudió el Presidente de la República Española, D. Niceto Alcalá Zamora.

 

 

—–     En este final de año es nombrado definitivamente el nuevo presidente de la nueva Cámara, Sr. Santiago Alba.

 

—–     Por último acabamos esta relación de noticias de prensa con una parodia dibujada sobre las celebraciones de Noche Vieja en diversos ambientes sociales.

 

Deja un comentario