MANUEL MACHADO y su relación con AHILLONES y la CAMPIÑA SUR

MANUEL MACHADO Y SU RELACIÓN CON AHILLONES Y LA CAMPIÑA SUR

Hace unos días descubrí este artículo, escrito en dos partes, sobre la presencia, repetidas veces, de MANUEL MACHADO y su esposa Eulalia Cáceres en el pueblo de  Ahillones, en la Campiña Sur de Badajoz.

La verdad es que algo había oído en el entorno familiar, pero apenas habían sido unas pocas referencias amparadas en escasos datos. En principio solo eran breves recuerdos sobre unos familiares que estuvieron afincados, allá por los años de 1920, en esta población extremeña, de los que se acordaban tanto Manuel Machado como su esposa Eulalia, sin más aclaraciones que indicaran las causas y los motivos.

Creo que queda mucho por investigar sobre estos hechos, pero el tiempo nos aportará novedades o matices sobre los Machado y Ahillones.

Ahora puedo añadir que en un pueblo cercano, Guadalcanal de la Sierra, hoy provincia de Badajoz, antaño lo fue de Sevilla, Antonio Machado y Álvarez tuvo un buen amigo que había sido compañero de estudios en la Universidad de Sevilla, que se llamaba Juan Antonio de Torre Salvador. Fue con frecuencia a visitarle y probablemente aprovechara el viaje para visitar Llerena, Puebla del Maestre y Ahillones, y a los amigos y familiares que en estas poblaciones tuvo y tenía por parte de su madre Cipriana Álvarez Durán.  Mujer que colaboró con su hijo en la búsqueda y recopilación de poesía y cuentos populares, además de todo tipo de referencias con la cultura popular, lo que se llamó, con terminología inglesa, Folk-Lore; tanto es así que en la zona llegaron a conocerla por el nombre de “la mujer de los cuentos”.

En relación con Juan Antonio de Torre Salvador, creo que falleció en 1904, fue abogado, periodista y poeta. Publicó bajo el nombre de “Micrófilo”. Pocos fueron sus poemas conocidos, solo algunos que publicados en diarios de la época fueron recogidos por algunos estudiosos del autor. Se sabía que a su muerte en Guadalcanal, ciertas “fuerzas vivas” de la población quemaron su librería y todos los documentos que encontraron con la intención que no quedara rastro ni de él ni de su obra, pero… alguien pudo evitar la quema de un voluminoso libro con sus poemas rcopilados y manuscritos por el autor;  no se si en manos de la misma persona y supongo que herederos, estuvieron “escondidos” durante cien años, hasta que… en una “librería de viejo” de Madrid, apareció el libro, y gracias a un especialista en la búsqueda de este tipo de libros “especiales” al que le había solicitado todo aquello que tuviera relación con mi bisabuelo Antonio Machado y Álvarez, me lo ofreció. No lo dudé y lo compré. Contiene toda la obra literaria, en verso, manuscrita, de Juan Antonio de Torre Salvador, entre la que se encuentran los versos dedicados, estos sí conocidos, a su paisano, escritor y político Bravo Murillo.

El libro manuscrito lleva el siguiente título y fecha:

 

Versos de Micrófilo

Guadalcanal, 24 del 9º. de 1884.

Este manuscrito se lo ofrecí a instituciones culturales del mayor prestigio en España y sus Comunidades y no manifestaron ningún interés más allá del “ya veremos”. Han pasado más de quince años y seguimos esperando “el que lo vean”.

Bueno, en una revista digital que publiqué hace más de diez años, y que respondía al nombre de antoniomachado.com o revistamachadiana.com aporté copias digitalizadas de la portada del libro y de alguna de sus más de cuatrocientas páginas.

Pero, en fin, en otro momento volveremos sobre el tema, aunque pocos deseos me quedan de ceder el libro a nadie, a lo sumo prestarlo para alguna exposición sobre el autor.

 

 

Ahora pasemos a los trabajos realizados y escritos por Antonio Marín Guerrero.

 

Antonio Marín Guerrero·

MANUEL MACHADO Y SU RELACIÓN CON AHILLONES Y LA CAMPIÑA SUR

 

A). PRIMERA PARTE

 

Una mañana de un día cualquiera de verano, mediados de la década de los setenta, llevé a casa un suplemento dominical, creo, del periódico “HOY”.

 

En sus páginas, un amplio reportaje sobre los hermanos Machado ilustrado con fotografías diversas. Cuando la curiosidad de mi abuela Josefa la llevó a hojear y a ojear la revista, repara en unas fotos que para ellas son familiares.

 

Se trata de aquéllas que recogen instantáneas de don Manuel Machado y de su esposa doña Eulalia Cáceres.

 

La curiosidad de mi abuela despierta la mía y ella la satisface comentándome que la pareja antes citada solía pasar, tiempo ha, algunas temporadas en Ahillones, acompañada de doña Carmen Cáceres, hermana de la mujer de Manuel Machado, siendo anfitriones de tan ilustres personajes los hermanos don Luis y doña Matilde Durán, esta última esposa de don Narciso Maesso, con los que el matrimonio Machado – Cáceres mantenía una estrecha relación de parentesco y amistad.

 

En aquella época, el mayoral de la casa de don Narciso era José Dolores Durán, padre de mi abuela y, consiguientemente, bisabuelo materno mío. Y, según testimonio de mi abuela, el poeta solía acompañar a su padre, el mayoral, por las vastas posesiones de su patrono, incluidas las tierras de Reina, en las diferentes ocupaciones de éste, que su cargo requería. Y mantenían amigables charlas. El poeta mostraba mucho interés por todas las cuestiones relacionadas con la agricultura y la ganadería, prestaba atención especial a las relaciones amos-criados y le comentaba algunas curiosidades de su actividad literaria, que a mi bisabuelo deberían parecerles “un poco raras”; entre otras, que estaba trabajando en una obra llamada “La Lola se va a los puertos” y en la que incluiría algunas de sus vivencias en Ahillones.

 

Hasta ahí el testimonio de mi abuela, que yo recuerde. Poco después falleció.

 

Desde hace tiempo, rondaba por mi cabeza comprobar datos y ordenarlos. Y gracias a la inestimable colaboración y al interés de mi madre, que mantenía vivos esos recuerdos, pude reconstruir la mayor parte de la historia. Poco tiempo después de publicar este trabajo murió con la satisfacción de haber visto recompensado su esfuerzo. También he contado con otras colaboraciones, tal como queda recogido al final del mismo.

 

  • -MANUEL MACHADO (Sevilla, 1874, Madrid 1947). Carácter extrovertido, bohemio, juerguista, de “alma andaluza”. Destaca en el mundo de la literatura, principalmente, como lírico, siendo uno de los más destacados exponentes del Modernismo. También cultivó el teatro en el que, en colaboración con su hermano Antonio, cosechó grandes éxitos en obras como Las adelfas, La duquesa de Benamejí o la más aplaudida de todas: La Lola se va a los puertos.

 

Aunque ambos hermanos tenían caracteres diferentes, su compenetración literaria y humana fue ejemplar. Desgraciadamente, La Guerra Civil Española, como sucedió con otras muchas familias, deparó para ambos finales bien distintos. Mientras el autor de Campos de Castilla murió en Colliure (Francia) fiel a sus principios republicanos, Manuel Machado terminó, parece ser que, condicionado por las circunstancias, compartiendo la causa de los militares rebeldes.

 

La relación de los Machado, no sólo con Ahillones, sino con la zona, viene de muy lejos. Rastreando en la obra del célebre hispanista de origen irlandés, hoy nacionalizado español, Ian Gibson “La vida de Antonio Machado ligero de equipaje” (Editorial Aguilar 2006) podemos extraer los siguientes datos:

 

  • JOSÉ ÁLVAREZ GUERRA: nacido en Zafra en el seno de una familia culta, liberal y hacendada. Biografía interesante y original. Participó activamente en La Guerra de la Independencia y ejerció gran influencia en la vida política de su época. Era el bisabuelo paterno de los Machado.

 

  • CIPRIANA ÁLVAREZ DURÁN: Hija del anterior y esposa de Antonio Machado Núñez, abuelos paternos de los hermanos Machado. Residió en Llerena gran parte se su niñez. Recibió una formación privilegiada para su época. En Llerena era conocida con el apodo de “La Mujer de los Cuentos”. Gran aficionada a la literatura, era una apasionada de los romances y de las coplas. Llevó a cabo, sobre todo en Llerena, sus propias investigaciones folklóricas y publicó un libro sobre cocina extremeña. La relación abuela–nietos fue siempre muy entrañable. Éstos dicen de ella: “Era una gran conversadora, de admirable carácter lleno de simpatía”.

Ignacio R. Mena Cabezas aporta datos muy interesantes sobre la figura de esta gran mujer en su trabajo “Notas sobre el folklore en Llerena en el tránsito del siglo XIX al XX: Cipriana Álvarez Durán” (I Jornada de Historia de Llerena). Siguiendo sus pistas, nos topamos con una leyenda sobre EL CASTILLO DE REINA tomada de la Biblioteca de las Tradiciones Populares Españolas, TomoVI, 1884, de Antonio Machado Álvarez (Demófilo), padre de los hermanos Machado. Dice que la escuchó su madre en una huerta de Llerena. La transcribo a continuación.

 

EL CASTILLO DE REINA

 

“Reina es una pequeña población, en la carretera que va de Llerena a Cazalla de la Sierra. Colocada en la falda de un castillo, está sólo a unos kilómetros de Casas de Reina y la antigua ciudad romana de Regina. La leyenda sobre el castillo es la siguiente:

 

Dentro del castillo de Reina vivía un rey moro, y en la parte baja una reina cristiana, que pidió permiso al rey para hacerle una visita con sus doncellas, e hizo vestir a sus soldados de mujer y los hizo subir con ella al castillo del rey moro; éste les dio un gran convite y los llevó después a pasear y conocer el castillo. Llegados a un sitio desde donde se veía el jardín de la reina por la muralla, ésta dejó caer un pañuelo y el rey, para ver si lo cogía, adelantó el cuerpo y la reina lo empujó, dejándolo caer al huerto. Muerto el rey, la reina con sus soldados se apoderó del castillo, y en satisfacción de este bien concedido por la Virgen de las Nieves, a quien se encomendó, edificó allí la capilla que hoy existe. A la tradición anterior se refiere la siguiente copla:

La Virgen de las Nieves

 

puesta en la altura

desde allí se divisa

toa Extremadura “

 

Es de suponer que los hermanos Machado estarían al tanto del origen de su abuela y de su vinculación con la Baja Extremadura, toda vez que el peso e influencia de esta en la familia eran muy importantes.

 

Fernando T. Pérez González en su obra “La genealogía extremeña de Agustín Durán (erudito bibliófilo), dice:” El detalle de la mitad extremeña de D. Agustín Durán no es insignificante (…). La familia conservó sus vínculos y propiedades en Extremadura (…) Ese año, doña Cipriana otorgaba poder a su cuñado Juan Álvarez Guerra para que la representase en la liquidación de la herencia de su padre. (…) . Pero (…). Y delegó finalmente en los hermanos de doña Cipriana, don Agustín, abogado en Madrid, y don Luis María, presbítero en Ahillones.”

Ahillones, 7 de junio de 2021.

(A.M.G

 

 

 

B).   SEGUNDA PARTE

 

En el año 1910, Manuel Machado contrae matrimonio con su prima Eulalia Cáceres. Y es a partir de esta fecha cuando hay que situar las venidas del matrimonio al pueblo de Ahillones, siempre acompañado de Carmen, hermana de Eulalia. Los tres solían pasar algunas temporadas, como más arriba queda reseñado, en las casas de don Narciso y de doña Matilde (hoy propiedad de la familia Muro-Ruano) y de Don Luis Durán (hoy propiedad de las familias Castillo-García y Barthe-Céspedes), después de que fuera dividida en dos mitades. Las hermanas Eulalia y Carmen son recordadas como dos mujeres muy discretas y piadosas. (Ambas terminaron en un convento).

 

LA LOLA SE VA A LOS PUERTOS:

 

Comenzó a gestarse hacia 1919 y se estrenó en Madrid el 8 de noviembre de 1929, siendo sus actores principales los inolvidables Lola Membrives y Ricardo Puga. La autoría de la misma es de los hermanos Antonio y Manuel. Pero ambos debieron trabajarla por separado y, periódicamente, se reunirían para unificar criterios, perfilar los caracteres de los personajes, fijar el texto… Se sabe, antes lo comentaba, que, coincidiendo con sus estancias en Ahillones, Manuel trabajaba afanosamente en la parte de la obra a él encomendada, lo que hace suponer que sus visitas a este pueblo seguirían produciéndose hasta próximo el estreno de la misma.

 

Invito al lector a que lea esta obra para que pueda comprobar hasta qué punto es deudora de las vivencias del mayor de los hermanos entre nuestros antepasados, como él mismo se lo había hecho saber al mencionado José Dolores.

 

He aquí algunos ejemplos:

 

  • Don Luis es uno de los personajes centrales de la obra.
  • Don Narciso es otro personaje de cierta relevancia.

 

Ambos encarnan papeles de señoritos y sus nombres coinciden con los de sus anfitriones. ¿Pura coincidencia?

 

– En la escena XI del segundo acto puede leerse (transcripción literal):

JOSÉ LUIS

 

Yo no entiendo una palabra

de fiestas de campo…

DON DIEGO

“Eso

es lo de menos… Tú hablas

con el mayoral, José

Dolores, para las vacas

y los becerros; Guerrero,

el picador, de las cuadras

puede sacar hasta doce

caballos.”

(…)

 

Como antes vimos, el mayoral de don Narciso se llamaba José Dolores; y Guerrero, además de ser uno de los apellidos más comunes de Ahillones, era el apellido de un caballista de don Narciso, según información que he podido recabar. ¿Pura coincidencia también?

 

Escena X, primer acto:

 

JOSÉ LUIS

“O me iré con los criados

a la cocinilla…”

¿Eso de irse con los criados a la cocinilla no es una expresión muy común por nuestra zona?

 

Pero la obra aporta otros elementos que a mí me parecen deudores de lo observado por el poeta en Ahillones: descripciones de lugares (en las acotaciones), ciertas expresiones locales, aspectos referentes a las relaciones amos-criados… Aunque éstos son más discutibles.

 

Por eso, el lector interesado debería recurrir a la lectura de la misma para sacar sus propias conclusiones. Igualmente, con el mismo fin, recomiendo la lectura de los poemas Paisaje y Regreso.

 

Hace unos años, Carmen Muñoz Martín encontró en su casa de “La Madrileña”, antes de que pasara a ser propiedad de la familia Barthe-Céspedes, un ejemplar de La Lola se va a los puertos con dedicatoria manuscrita de Manuel Machado a doña Luisa Durán Laguna, hija de don Luis Durán. Este ejemplar, desgraciadamente, ha desaparecido. Como desaparecidos están unos poemas manuscritos compuestos por el poeta para las hermanas doña Dolores y doña Nieves Maesso Maesso, según testimonio de su sobrina Pilar Maesso Delgado, para ser recitados por aquellas con motivo de una celebración de carácter religioso. Según me comenta Pilar, doña Victoriana Delgado Guerrero (persona muy vinculada a Reina, ya que su familia trabajó en la finca de Torres, propiedad de la familia Maesso, durante muchos años) mantuvo estos versos vivos en su memoria hasta su fallecimiento. Hecho que también es confirmado por su hija Mari Marín, Como también me comenta Pilar que en la casa de su tía Narcisa (familia Muro Ruano) a la habitación que ocupaba el matrimonio formado por don Manuel Machado y doña Eulalia Cáceres en sus estancias en Ahillones la siguen denominando la de tío Manuel, en recuerdo al insigne poeta.

 

EPÍLOGO

 

Con este trabajo he pretendido aportar y aportarme un poco de luz sobre la noticia difusa de la presencia de Manuel Machado en Ahillones y la vinculación de su familia con la Campiña Sur. No sé si lo habré conseguido. En cualquier caso, es un trabajo revisable y susceptible de matizar; y puede ser el esbozo de otro más elaborado y documentado. Se trata, en suma, de un trabajo abierto. Por eso, si alguna persona quisiera hacer cualquier aportación, gustosamente la recibiré.

 

Han colaborado: María Guerrero, Mari Carmen Guerrero, Eva Rangel, Juan Antonio Noriego, Carmen Muñoz, Pilar Maesso, Victoriana Delgado, Mari Marín.

 

A todos y todas, mi más sincero agradecimiento.

Ahillones, 9 junio de 2021

 

 

Antonio Marín Guerrero.

Fachadas de las casas en las que solía quedarse el matrimonio formado por don Manuel Machado y doña Eulalia Cáceres.

 

 

A continuación reproduzco comentarios que añadí, “sobre la marcha” en Facebook a lo artículos de Antonio Marín Guerrero y Marisa Guerrero Martín el día 8 de junio de 2021.

 

  Manuel Alvarez Machado

Manuel Machado Ruiz y Eulalia Cáceres Sierra no tuvieron hijos; Tampoco su hermano Antonio, pero sí sus hermanos José y Francisco. Cada uno tuvo tres hijas, siendo las mayores las hijas de Francisco Machado. Las seis ya han fallecido.

 

La segunda y la tercera de José en Santiago de Chile. La mayor, de nombre Eulalia en MADRID a principios de este siglo XXI. Las tres hijas de Francisco también han fallecido. La última, la más joven de las tres, falleció en 2017 en Madrid, con 93 años, se llamaba Leonor (era ahijada de su tío Antonio Machado) y fue mi madre.

 

 

  Manuel Alvarez Machado

Parte de los antepasados de los hermanos Machado Ruiz eran extremeños. De Zafra, y de Puebla del Maestre, pero vivieron también en LLerena, y en Ahillones. Habiéndose, algunos, desplazado para vivir en Madrid, El Escorial, Sevilla, Utrera, Alcazar de San Juan y Lillo.

 

 

  Manuel Alvarez Machado

Manuel Machado se casó con su prima segunda Eulalia Cáceres Sierra, siendo sus abuelos maternos Don Manuel Sierra y Gatto, natural de Sevilla y Doña Eulalia Durán Llamazares, natural de Ahillones.

 

El parentesco con la familia Machado es por parte de Manuel Sierra Gatto, que aunque sevillano, su familia – los Gatto Durán – provenían de Puebla del Maestre. De esta población cercana a Ahillones, Llerena y Zafra, fue el padre de Agustín Gatto Durán de Vicente Yañez (abogado en Madrid, primer director de la Biblioteca Nacional y recopilador, entre otras obras y trabajos, del Romancero General) y de Cipriana Gatto Durán de Vicente Yañez, bisabuela de nuestros poetas Manuel y Antonio Machado, y madre de la abuela de los mismos, Cipriana Alvarez Durán, que pasaba largas temporadas en Llerena, donde vivían dos de sus hermanos, (a veces tres), viviendo uno más en Zafra

 

  Manuel Alvarez Machado

Los padres de Cipriana Álvarez Duran y sus hermanos,. fueron José Álvarez Guerra y Cipriana Durán de Vicente Yañes. El primero nacido en Zafra y la segunda en Madrid.

 

  Manuel Alvarez Machado

Los padres de José Álvarez Guerra fueron Francisco Javier Álvarez Martínez y Ana Guerra Caballero, ambos nacidos en Zafra. El hermano mayor de José Álvarez Guerra, Juan Álvarez Guerra, fue dos veces ministro, con Fernando VII la primera y con la reina Isabel la segunda, siendo regente María Cristina, en 1814 y 1834, respectivamente. En 1814 fue detenido por el rey por ser liberal y anti-absolutista, cuando aquél regresó a Madrid, imponiendo sus poderes absolutistas gracias al conocido Manifiesto de los Persas.

 

  Manuel Alvarez Machado

Yo, personalmente conocí a Eulalia. La primera vez en casa de mis padres en Madrid, adonde había ido con autorización de sus superioras en la orden del Cottolengo, por asuntos particulares; la segunda en el año 1973 en Barcelona,  pues fui a visitarla al estar yo unos días en la ciudad Condal. La recuerdo perfectamente y ella me reconocíó de su visita a Madrid que he indicado

 

 

  Manuel Alvarez Machado

Mi correo e-mail es m.alvarezmachado@gmail.com Para cualquier duda o pregunta que estiméis oportuna, no dudéis en preguntarme. Y podéis leer un blog sobre temas machadianos que edito y escribo en antoniomachado.blog o en facebook con mi nombre Manuel Álvarez Machado

 

  Manuel Alvarez Machado

Aprovecho este correo para indicaros mi satisfacción por este encuentro familiar, casi olvidado o con escasas referencias.

 

  Manuel Alvarez Machado

Lástima no habernos conocido antes. En 1912, creo, estuve en Zafra con el historiador de la ciudad José María Lama, y junto a mi buen amigo Ian Gibson ofrecimos unas conferencias, en el PARADOR, sobre los antepasados extremeños de los Machado. Inclusive estuve presente, poco tiempo antes, en la inauguración de escultura dedicada a los «doceañistas de Zafra», entre los que figuraban Juan Alvarez Guerra y José Álvarez Guerra, escultura instalada frente a la puerta del Parador y en la plaza jardín que allí se encuentra.

 

Espero que en breve sigamos estas investigaciones.

 

 

 

 

Deja un comentario